La UNAM estrena laboratorio de ingeniería tisular en Cuautepec

En la instalación investigarán células troncales y cultivarán tejidos para implantes en pacientes que presentan pérdida ósea dental.
El centro coloca a la institución al nivel de universidades como Cambridge, Harvard, Sheffield y Yale.
El centro coloca a la institución al nivel de universidades como Cambridge, Harvard, Sheffield y Yale. (Especial)

México

La Clínica Odontológica Cuautepec de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala de la UNAM inauguró un Laboratorio Académico de Ingeniería Tisular y Medicina Traslacional que se orienta a la investigación de células troncales y a la creación de tejidos para ser implantados en pacientes con perdida ósea.

Ubicado en la planta baja del edificio principal, cuenta con tres áreas, divididas en colores: la blanca, en la que se realizarán procedimientos con células; la gris, transitoria y donde los estudiantes cambiarán sus ropas por prendas esterilizadas, y la negra, que operará como recepción.

Rossana Sentíes, jefa de la carrera cirujano dentista en la unidad multidisciplinaria, refirió que se trata del primer espacio de su tipo especializado en el área referida.

“Se enfoca a la investigación de células troncales. Se trata de crear tejidos para que, a futuro, sean implantados en pacientes con pérdida ósea o con merma en estructuras de soporte dental”, dijo.

Sentíes explicó que la palabra tisular hace referencia a tejidos que pueden sustituir hueso y añadió que el laboratorio representa la vanguardia ingenieril en el área.

“Ayudará a formar a alumnos de licenciatura. La idea es que se integren tesistas de maestría y doctorado en el área odontológica”, señaló.

Entre los padecimientos más recurrentes de los mexicanos están las caries, por lo regular en la niñez, y las enfermedades periodontales en los adultos. En estas últimas “se pierde el tejido sostén de los dientes y las piezas se aflojan y caen”, indicó la especialista.

Para pacientes que han perdido hueso, la implantación de esos tejidos es una alternativa que repercutirá en una mejor calidad de vida.

Al inaugurar este espacio, Patricia Dolores Dávila, directora de la FES Iztacala, comentó que se trata de un evento trascendental. “Este laboratorio es producto del esfuerzo de un grupo de profesores de odontología que se puso la camiseta”.

La creación del laboratorio fue posible gracias al apoyo de la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación del GDF, aunque el proyecto inició con la ayuda del antecesor de esa instancia, el Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal.

Raúl Rosales Ibáñez, especialista en cirugía odontológica y medicina traslacional de la Universidad de San Luis Potosí y coordinador del proyecto de ingeniería de tejidos en las disciplinas odontológicas de la FES Iztacala, aseveró que, con las nuevas instalaciones, la UNAM se coloca al nivel de universidades como Cambridge, Sheffield, Yale, Berkeley, Harvard, Rice y Columbia.

“Con las instalaciones de Cuautepec, estudiantes e investigadores aplicarán ciencia básica en el laboratorio para luego llevarla a los pacientes”, concluyó.