UAAAN: comprometida con la "estirpe de bronce"

Con estudiantes provenientes de 28 Estados de la República, la Universidad se preocupa por la formación integral de sus estudiantes, fomentando intereses en la cultura, el deporte y en la vida.
La Narro revisa problemática del servicio médico para maestros.
La UAAAN está comprometida con el desarrollo integral de sus estudiantes. (Facebook)

Torreón, Coahuila

La Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro es una casa incluyente, donde convergen jóvenes de todo el país en busca de conocimientos de excelencia al tiempo en que comparten sus diversidad cultural, indicó Erick Reyes Ramírez, subdirector de comunicación de la casa de estudios.

"Nosotros como Unidad Laguna de la Universidad Antonio Narro, estamos cada vez más comprometidos con la cultura verdadera, la que emana del pueblo".

"Anteriormente había confusión y nosotros estamos promoviendo la cultura, en la Narro tenemos estudiantes de 28 Estados, lo que es una riqueza que debemos hacer nuestra fortaleza", dijo el subdirector.

Con una proporción de 80% de ciudadanos urbanos a escala nacional, el reto es que el 20% deben velar por la alimentación del total de la población mexicana.

Esto se traduce en el apoyo a las inquietudes de los muchachos que manejan lenguas originales o maternas, fortaleciendo sus proyectos donde se ha incluido la producción de libros y el fomento de actividades a través del grupo cultural Maayus, coordinado por Fabián García.

"El precio que más se paga es el esfuerzo y los muchachos del grupo cultural Maayus, tienen el valor verdadero. En la Narro manejamos 7 carreras, tenemos en medicina, veterinaria y zootecnia, y 6 ingenierías, todas relacionadas al campo".

Precisó que en su plan de desarrollo académico, se menciona que se forma a profesionistas íntegros, es decir, interesados en la cultura, el deporte y en la vida regional.

"Somos una universidad agraria, nacimos hace 92 años en la Hacienda de Buenavista, en Saltillo y somos la herencia de un filántropo, don Antonio Narro, quien decidió heredar su fortuna a la creación de una escuela de agricultura para los hijos de los campesinos".

"Tenemos que preservar esa herencia, hay que seguir educando a los hijos de nuestros campesinos que son, tras el proceso de la educación profesionistas de alto nivel técnico y académico, el rescate del campo mexicano", acotó.