“Trupus Calacus”, un éxito en Festival del Alfeñique

Explica las tradiciones del pueblo Maya y las pruebas que tuvieron que pasar para participar en la gran fiesta del Hanal Pixán o Comida de las Ánimas
Archivo Milenio
(Especial)

Toluca

Por más de 60 minutos los payasos Trupo, Canica, Lucas y Pelusas llevaron a los asistentes a la Plaza de los Mártires a disfrutar de una aventura a través de la filosofía Maya y sus rituales respecto a la muerte con la obra Trupus Calacus presentada por la compañía La Trouppe, como parte del Festival Cultural del Alfeñique Toluca 2013.

Acompañados de personajes alusivos esta festividad de muertos, como calaveras, muertos y seres de otra dimensión, los payasos presentaron esta obra en la que combinaron magia, música, un espectáculo de juego de luces y bailables, con lo que invitaron al público a recordar, a través de las ofrendas, a aquellos seres queridos que se han adelantado.

Trupo y Canica viajaron hasta Tepotzotlán para buscar al Gran Chamán, quien los guió hacia un viaje inesperado al panteón del Chulum Bumbún lugar en el que se encuentra la puerta de entrada al inframundo Maya, donde posiblemente encontrarían a sus amigas, Lucas y Pelusas, quienes había desaparecido y en donde descubren la existencia de una “vida” después de la muerte que conduce a la vida eterna.

Trupus Calacus explica las tradiciones del pueblo Maya y las pruebas que tuvieron que pasar para participar en la gran fiesta del Hanal Pixán o Comida de las Ánimas, tradición para recordar a quienes reciben permiso para regresar y visitar a sus familiares del 31 de octubre al 2 de noviembre de cada año.

Con la colocación de una espectacular ofrenda y la representación de la celebración de muertos en la tierra, baja el telón Trupus Calacus, un espectáculo lleno de colorido y música, basada en composiciones contemporáneas y con instrumentos prehispánicos, espectáculo que niños, jóvenes y adultos disfrutaron y aplaudieron.