Trabajo del hogar tiene elementos de esclavitud

La legislación mexicana es discriminatoria: Conapred.

México

Al celebrarse hoy el Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar se denunció que son un sector desprotegido y su “estatus contiene algunos elementos de la esclavitud vigente en el país hasta principios del siglo XIX”, porque quienes se dedican al trabajo del hogar no gozan de los derechos de salud, pensión, ahorro, alimentación o vivienda digna, señaló el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

En México, cerca de 2.2 millones de personas se dedican al trabajo del hogar y nueve de cada 10 no cuentan con un contrato laboral. En promedio, los empleados del hogar remunerados laboran 31.5 horas a la semana, destacó el Conapred en un estudio.

El poco sueldo es uno de los principales problemas de las trabajadoras del hogar, seguido por el abuso, el maltrato, la humillación y la discriminación.

 Es prácticamente “inexistente” el porcentaje de trabajadoras del hogar que cuentan con un documento donde se avale el carácter de su relación laboral.

Algunos sectores de la sociedad que hacen uso de su trabajo “aplican estereotipos y directamente las estigmatizan, las maltratan y las invisibilizan.

“Se usa su trabajo y se desprecia su esfuerzo. Con frecuencia el patrón o empleador dice que ganan mucho, que les dan más de lo que lo que hacen, aunque la mayoría obtiene menos de dos salarios mínimos.” El salario mínimo actual es de 67.29 pesos diarios.

“Resabios de esclavismo y de la colonización, sentimientos de superioridad y caracterización de inferioridad, desigualdad social asumida como normal, cultura social centrada en servicios, asistencia, intercambios, pero no en derechos, machismo, misoginia, racismo y otras formas de desprecio, entre otros”, son algunas de las cargas sociales que viven en México las trabajadoras del hogar, señaló Ricardo Bucio, presidente del Conapred.

Con frecuencia sufren violencia e incluso, abuso sexual. El sistema de procuración de justicia aplica también estereotipos que las colocan en desigualdad frente a sus empleadores. En los hechos se trata de una discriminación legalizada.

Las violaciones a los derechos laborales de las trabajadoras del hogar incluyen jornadas de trabajo que exceden lo establecido en la ley, sin remuneración extra, sin salarios justos ni dignos y sin seguridad social.

El 30 por ciento no terminó la primaria. La protección jurídica que reciben es insuficiente y muchas veces son víctimas de violencia verbal, emocional, económica y sexual, hecho que vulnera su derecho a la libertad, a la identidad y la autoestima.

La legislación mexicana, indica el Conapred, ha sido discriminatoria en materia de regulación del trabajo del hogar, porque la ley del Seguro Social no contempla a las trabajadoras del hogar como sujetos de aseguramiento.

La Ley Federal del Trabajo establece como obligación especial de las trabajadoras del hogar guardar consideración y respeto hacia el patrón, su familia y personas que concurran en el hogar.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]