Ofrece Saraceno mirada al cosmos desde el arte

Para el artista argentino en la red de telaraña se puede apreciar la geometría y arquitectura así como la relación con el universo; la exposición incluye videos, fotografías y sonido.  

Monterrey

Tres arañas fabrican su red, digamos, en tiempo real en una de las salas del Museo Marco de Monterrey.

No se trata de alguna invasión de arácnidos, sino que se trata de una instalación del artista argentino Tomás Saraceno que integra la exposición Ciento sesenta y tres mil años luz, la cual se exhibe al público a partir de este viernes.

La muestra propone la relación que hay entre disciplinas como la física, la arquitectura, la acústica y la termodinámica todas ellas colaborando con el arte.

Saraceno (Tucumán, Argentina 1973) expone en la primera sala un ejercicio de investigación generado a partir de la red que forman las arañas con seda. En pequeños cubículos de vidrio, iluminados ante una sala oscura, es posible apreciar a detalle la geometría y arquitectura de la red generada por los arácnidos.

Uno de los puntos de interés en la obra del artista argentino es encontrar la relación que guarda el universo con diversas creaciones vistas en el planeta, como lo son las redes de las arañas.

"Observando el mundo de las telas de las arañas puede llevarme por ahí a interpretar mejor cómo fue el origen del universo", explica Saraceno.

Para este proyecto se contó con el apoyo del investigador Carlos Solís, especialista de la UANL, con quien se trabajó medio año para lograr generar una red producida por arañas mexicanas.

Exposición de retos

La exhibición fue un proyecto que demandó casi dos años y medio para traer la obra de Tomás Saraceno al museo Marco.

Por las características de las piezas, el recorrido a la exposición requiere medidas de acceso controlado para los visitantes.

En la primera sala, además de exhibir la complejidad geométrica y arquitectónica de las redes, el artista explora las vibraciones sonoras que resultan de los movimientos de los finos hilos que produce la araña.

Ahí es donde se exhiben a las tres arañas del género Néphila, las cuales están tejiendo su red cuyo proceso es proyectado en una imagen.

Otra de las preocupaciones de Tomás Saraceno radica en las emisiones de hidrocarburos, por ello utilizando la energía que produce el sol y el aire caliente generó unas esferas que se sostienen en el cielo gracias a estas dos condiciones.

En la última sala se exhibe una amplia red de hilos y cuerdas que, simulando la estructura de las telarañas, forma una representación de lo que podría ser el universo.

Por ello, el visitante tendrá que tener cuidado en donde pisa para no tropezar con los hilos que rodean toda la sala.

"Habrá que tener un acceso muy ordenado, con grupos pequeños que vayan entrando a las salas, por seguridad de las obras y del propio visitante", explicó Jaime Rosales, director administrativo en Marco.

La exposición Tomás Saraceno. Ciento sesenta y tres mil años luz, se conforma por 15 instalaciones donde se incluyen videos, fotografías, sonido y material de archivo. Abre al público este viernes primero de julio y estará en exhibición hasta noviembre, como parte de los festejos por el 25 aniversario del museo.