La Titería, Casa de las Marionetas

Con talleres, charlas y obras han comenzado a darle vida a La Titería, Casa de las Marionetas desde hace casi un año.
"Una luna entre dos casas".
"Una luna entre dos casas". (Especial)

México

De manera heroica, Lourdes Pérez Gay y Lucio Espíndola, fundadores de la compañía Marionetas de la Esquina, intentan concretar la construcción del Centro Cultural La Titería. Situado en el corazón de Coyoacán (Guerrero 7), el complejo contará con tres teatros (uno de 230 butacas y dos de 100) dedicados en exclusiva al público infantil y juvenil, o bien a producciones para adultos que contengan en sus procedimientos escénicos el uso de marionetas o títeres.

Inició en 2007 esta iniciativa civil, que costará en total 15 millones de inversión, sin contar el terreno, que está en comodato. Las angustias económicas han impedido que la construcción se pueda cerrar: en este momento faltan 4 millones para la conclusión del edificio y 2 más para el equipamiento, aproximadamente.

De manera temporal, para no oxidarse, el colectivo, que tiene más de dos décadas de experiencia, montó una carpa para generar recursos que mantengan a la planta artística y, en alguna medida, solventen las urgencias del día a día. Así, con talleres, charlas y obras han comenzado a darle vida a La Titería, Casa de las Marionetas desde hace casi un año, y ya han generado un público. Cuando el proyecto esté listo,
será el único teatro en México con el perfil de teatro para toda la familia. La campaña para recibir donativos va desde 500 pesos, que le dan derecho al donante a que un metro cuadrado de construcción lleve su nombre para recordar su gesto generoso. En www.marionetas.com.mx pueden encontrar información para sumarse y aportar a la apertura de tres teatros en esta ciudad, donde está de moda perderlos.

Pluma y Taciturno son dos vecinitos con dificultades para relacionarse, a pesar del deseo de ser amigos. A partir de esa premisa, la dramaturga de Quebec Suzanne Lebeau construye la historia de Una luna entre dos casas que, bajo la dirección de Lourdes Pérez Gay, se presenta en la carpa de La Titería sábados y domingos a las 14:00 horas. Recomendada para público a partir de 3 años, la obra de Lebeau construye un mundo poético que pone en evidencia que la amistad entre niños no siempre es cosa sencilla, aunque sea necesaria para no vivir aislados. Ir a ver esta puesta en escena es una excelente oportunidad para conocer este proyecto.

De manera breve pero no menos importante, quisiera destacar el montaje de la obra Asimov, de Hiram Molina, dirigida por Anabel Domínguez y el autor, en el teatro Sergio Magaña (Sor Juana Inés de la Cruz 114). Ficción futurista para niños que resulta de una eficacia prodigiosa. Con los dichos y Olivia Lagunas. Sábados y domingos, 13:00 horas.