Círculo vicioso

'Tierra de cárteles' narra el nacimiento y desarrollo de las autodefensas en Michoacán y de cómo el doctor Mireles convence a la gente para sacudirse el yugo de la delincuencia organizada.
Usurpación de las obligaciones del Estado.
Usurpación de las obligaciones del Estado. (Especial)

La estructura dramática de una película, sea ficción o documental, debe pensarse de la misma forma, aunque el proceso de realización es diametralmente opuesto; en cualquier caso, se plantea un conflicto que conduce a un desarrollo para luego llegar a su culminación y desenlace.

Tierra de cárteles es un documental y no es la excepción. Su planteamiento es como de una película de terror: en la noche y en despoblado, un grupo de hombres con ametralladoras y rostro cubierto improvisan un laboratorio para elaborar la droga que van a vender. El doctor Frankenstein se pone de pie y aplaude.

El punto de vista de un autor de cine documental se define por lo que intenta contar, pero también por el encuadre, los testimonios, los acontecimientos que retrata y, sobre todo, por el montaje.

Matthew Heineman, autor de este gran documento, ha dicho que trató de mostrar los acontecimientos tal cual, para que el espectador conforme su opinión, porque no quiso mostrar una historia de "buenos contra malos". El autor puede decir lo que guste, pero el documental es claro: "los buenos", conformados por civiles, se levantan en armas contra "los malos", los narcos, para que no los asesinen, pues las instituciones gubernamentales no hicieron nada por evitarlo.

Pero el documental no se queda ahí: también muestra que los humanos tenemos la capacidad de desarrollar, con absoluto placer, un sentimiento como la maldad. Eso da más escalofrío, porque es lo que se ve en la realidad.

Tierra de cárteles narra el nacimiento y desarrollo de las autodefensas en Michoacán y de cómo el doctor Mireles convence a la gente para sacudirse el yugo de la delincuencia organizada, pues confiar en la justicia resulta tan absurdo como esperar a que te maten.

Si esto es una realidad, tan atroz como los descabezados, no podemos evitar estar con Mireles: lo vemos como el héroe que arriesga su vida para matar al monstruo, pero también es capaz de mostrar sus sentimientos cuando ve a su padre y se enamora de una jovencita que se deshace por él. Eso le da un carácter contradictorio, de personaje complejo.

Se puede estar de acuerdo o no con el movimiento de las autodefensas, pero cuando alguien grita que están usurpando las obligaciones del Estado, yo, como público, estoy de acuerdo.

Cuando la historia regresa al laboratorio improvisado donde los hombres fabrican la droga, intuimos el clímax: son la fuerza rural de las autodefensas, que se ha convertido en el nuevo cártel. Un círculo vicioso, difícil de romper.

Tierra de cárteles (Estados Unidos y México, 2015), dirigida por Matthew Heineman. Documental.