Termina la fiebre de los puntos en el Museo Tamayo

La muestra 'Yayoi Kusama. Obsesión infinita' recibió 335 mil personas desde el 26 de septiembre. Los últimos visitantes ingresaron ayer cerca de las 22:00 horas.
Las filas de este fin de semana afuera del Museo Tamayo.
Las filas de este fin de semana afuera del Museo Tamayo. (Stephanie Ochoa)

La fiebre de los puntos terminó la noche del 18 de enero, cuando a las 21:43 entraron los últimos visitantes a la exposición Yayoi Kusama. Obsesión infinita. Su éxito sobrepasó las expectativas del Museo Tamayo Arte Contemporáneo, pues la muestra recibió 335 mil personas desde su apertura el 26 de septiembre.

A las 11:49 am del domingo, el recinto anunció a través de su Twitter que los boletos estaban agotados para las últimas 12 horas de la exposición. Algunas personas esperaron toda la noche e incluso llevaron sus casas de campaña. Las personas que no alcanzaron boleto por la mañana decidieron esperar hasta las 22:00 horas para hacer un intento más.

“Desde que comenzó la exposición estuvo muy lleno el museo, pero desde hace 15 días hay tanta gente que ni uno mismo se lo cree”, señaló Alejandra Calabro, custodia del recinto. 

De acuerdo con personal de prensa del Tamayo, durante la noche del sábado y la madrugada del domingo las visitas estuvieron totalmente llenas y se realizaron de forma tranquila y organizada. Desde las primeras horas del domingo ya había gente que hacía fila para alcanzar boletos.

El acceso a la ronda final de visitantes comenzó a las 21:30 horas del domingo. Socorro Ruiz, Nallely Terán y Jazmín Mendoza fueron las últimas asistentes a la exposición, quienes ya habían hecho dos intentos por obtener los boletos. Finalmente lo lograron después de estar formadas desde las 8:00 horas y hasta pasadas las 10:00.

A las 22:06 el museo cerró el acceso al público y se esperaba que el último visitante saliera alrededor de las 23:00 horas.

La exposición que reemplazará a la de Kusama se titula Stephen Willats: hombre del siglo XXI. Se trata de una muestra individual del artista inglés que forma parte del año dual México-Reino Unido.


La fiebre de los puntos terminó la noche del domingo 18 de enero, cuando a las 21:43 entraron los últimos visitantes a la exposición Yayoi Kusama. Obsesión infinita, cuyo éxito sobrepasó las expectativas del Museo Tamayo Arte Contemporáneo, tras recibir 335 mil personas desde su apertura, el pasado 26 de septiembre.

 

Las 15 personas que no alcanzaron boleto por la mañana decidieron esperar hasta las 22:00 horas para hacer un intento más de entrar a la exposición.

 

Adentro, las salas permanecían llenas; el público, paciente y expectante a la muestra, se organizaba en filas para poder apreciar cada pintura, instalación y video. Muchos jóvenes y niños vestían ropa con puntos o iban maquillados ad hoc para la exhibición y la estética de la artista japonesa.

 

Lunares y luces

 

“Desde que comenzó la exposición estuvo muy lleno el museo, pero desde hace 15 días hay tanta gente que ni uno mismo se lo cree”, señaló en entrevista Alejandra Calabro, custodia del recinto.

 

“Muchos visitantes insistían en tomarse fotos. También me tocó ver cómo algunas personas no quisieron entrar a ciertas instalaciones; otras quedaron maravilladas con los cuartos de espejos y luces y, a pesar de tanta gente, el museo supo cómo organizar la exposición y la sacó adelante,” dijo.

 

De acuerdo con personal de prensa del recinto, durante la noche del sábado y la madrugada del domingo las visitas estuvieron totalmente llenas y se realizaron de forma tranquila y organizada.

 

Asimismo, informó que desde las primeras horas del domingo ya había gente que hacía fila para alcanzar boletos.

 

El acceso a la ronda final de visitantes comenzó a las 21:30 horas del domingo. Para muchos fue el segundo o tercer intento que hicieron para ingresar a la muestra, como Saúl y Carlos Martínez, quien aseguró: “Desde semanas anteriores quisimos entrar, pero no alcanzábamos boletos, siempre había mucha gente. Hasta que hoy llegamos temprano y pudimos hacerlo”.

 

Socorro Ruiz, Nallely Terán y Jazmín Mendoza fueron las últimas asistentes a la exposición, quienes ya habían hecho dos intentos por obtener los boletos y fue hasta el domingo que se formaron desde las 8:00 horas y esperaron hasta pasadas las 10:00 para obtener sus boletos de ingreso.

 

A las 22:06 el museo cerró el acceso al público y se esperaba que el último visitante saliera alrededor de las 23:00 horas. Durante toda la exhibición, el cuarto interactivo Obliteration roomestuvo abierto, por lo que cada persona interesada pudo intervenir la pieza con su dotación de pegotes en formas de puntos de colores y de diferentes tamaños.La fiebre de los puntos terminó la noche del domingo 18 de enero,cuando a las 21:43 entraron los últimos visitantes a la exposición YayoiKusama. Obsesión infinita, cuyo éxito sobrepasó las expectativas del MuseoTamayo Arte Contemporáneo, tras recibir 335 mil personas desde su apertura, elpasado 26 de septiembre.