Terapias con mariguana mejoran calidad de vida en desahuciados

Cada año en el Incan se presentan más de 12 mil procesos de atención a pacientes en dicha situación; en los últimos años los casos se quintuplicaron y se espera que crezcan 20%.
Estos medicamentos disminuyen el dolor intenso, incrementan el apetito y mejoran el sueño.
Estos medicamentos disminuyen el dolor intenso, incrementan el apetito y mejoran el sueño. (Shutterstock)

México

La Jefa de Servicio de Cuidados Paliativos del Instituto Nacional de Cancerología (Incan), Silvia Allende Pérez, aseguró que entre pacientes terminales el uso de medicamentos elaborados con cannabis disminuyen el dolor intenso generado por neoplasias y neuropatías, además de incrementar el apetito, mejorar el sueño y, sin duda, disminuye las crisis convulsivas.

"En Canadá, por ejemplo, se suministra este tipo de medicamentos derivados de cannabis entre pacientes desahuciados, pero se usan como un coadyuvantes para atender los efectos sintomáticos. Claro que en algunos pacientes con predisposición hay posibilidad de adicción, por lo que deben ser estrictamente vigilados con valoraciones psiquiátricas, clínicas y de conductas en las que hay exigencia constante, sin control, de este tipo de terapias", explicó.

Explicó que entre la literatura médica hay posturas encontradas sobre los beneficios y la inutilidad de este tipo de medicamentos. "Sí hay estudios que demuestran que pueden tener un efecto favorable, pero el problema al que nos enfrentamos es que los resultados carecen de un número importante de casos estudiados frente a placebo para poder tener resultados científicos contundentes".

En Cuidados Paliativos del Incan, precisó, se recurre a terapias con morfina que causan todo tipo de desórdenes, por ejemplo, de sueño y gástricos: los pacientes se la pasan somnolientos, tienen poco apetito, casi no conviven y la calidad de vida se ve afectada porque no están activos, lo cual tampoco es benéfico para su salud y lo preocupante es que se vuelven adictos.

"México debe tener apertura para considerar incluir este tipo de tratamientos derivados de cannabis, obviamente con las reservas que conlleva para impedir que caiga en manos de delincuentes y haya una regulación estricta. Yo, como médico, no me opongo, pero sí creo que debe haber lineamientos claros de quiénes serían los usuarios", aclaró.

Pero independientemente de lo que establezcan las autoridades federales, agregó, hay un hecho contundente: "En México hemos atendido a los pacientes sin necesidad de este tipo de tratamientos elaborados con cannabis, es decir, hemos vivido sin ellos, y nos la hemos arreglado, pero si entraran legalmente al país, como parte de las posibilidades existentes, y se demuestra que es útil para los pacientes sería benéfico", explicó.

Cuidados paliativos

El Incan es de los pocos centros hospitalarios en el mundo que cuentan con un área específica dedicada a cuidados paliativos en la que se ofrece a pacientes en etapa terminal tratamiento integral, que va desde calmar los intensos dolores, descompensaciones, control de infecciones recurrentes, hasta procesos tanatológicos para despedirse de su familia y morir con dignidad.

"Somos de los pocos países que ofrecemos cuidados paliativos, estamos cercanos a la familia y todo un equipo se centra en ellos, incluso vamos a sus casas, tanatólogos, infectólogos, psicooncológos, que ofrecen un acompañamiento digno. Jamás los abandonamos, se les da calidad de vida, tratando los síntomas", dijo Allende Pérez.

Cada año, de acuerdo con la jefa del Servicio de Cuidados Paliativos en el Incan, se otorgaron más de 12 mil 300 procesos de atención a personas que lograron un periodo de sobrevida con calidad de 28 días a un máximo de seis meses, y la cifra, en los últimos cinco años, se ha quintuplicado y se espera que en este año se incremente más de 20 por ciento.

Son pacientes con cáncer muy avanzado y que ya no son candidatos a recibir quimioterapia ni radioterapia. De hecho, su padecimiento está tal que lo único que se les puede ofrecer es cuidados paliativos para disminuir el dolor mediante el suministro de morfina y de otros opioides.

"Presentan, náusea y vómito, intolerancia o incapacidad para alimentarse, problemas de estreñimiento, diarreas, sangrados constantes. Ciertos pacientes, a veces, llegan en camillas por lo que se ha optado por la visita a domicilio semanal y los enlazamos a los médicos de primer contacto una vez que logramos estabilizarlos", detalló.

Las cifras

La Organización Mundial de la Salud publicó recientemente que uno de cada 10 pacientes en fase terminal acceden a cuidados paliativos, lo que significa que la mayor parte de la población sufre la enfermedad con dolor extremo, mala calidad de vida, sin posibilidad de despedirse de su familia, ordenar asuntos y morir en paz.

En México, el Consejo de Salubridad General de México emitió la Estrategia Nacional para el Control del Dolor y Cuidados Paliativos, que arrancó el pasado mes de junio, y que ha permitido surtir recetas a casi 8 mil pacientes, de 25 entidades, sobre todo, de morfina, como parte de la obligación de un manejo integral de cuidados paliativos. Son Nuevo León y Jalisco las que reportan el mayor avance.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) diseñó el lanzamiento de una plataforma digital para facilitar la emisión de recetarios y libros electrónicos de control mediante el uso de códigos bidimensionales que hacen más segura la regulación sanitaria, la dispensación de medicamentos controlados y evitan el uso indebido de estas drogas para el dolor.

Existen 65 mil 176 unidades de morfina en los laboratorios como producto terminado, 27 mil 906 unidades de morfina en almacenes o distribuidoras y 3 mil 501 unidades en farmacias. Un volumen suficiente para atender la demanda de pacientes.

Las autoridades sanitarias continuarán impulsando en 2016 el acceso efectivo de los pacientes a medicinas para el dolor, a fin de mejorar la atención médica en todo el sistema de salud pública.