Telar Teatro, crudo arte del juego infantil

Mario Chacón encabeza el proyecto artístico en base a la visión infantil sobre la violencia, la discriminación y el maltrato familiar, y lo convierte en obras escénicas.
Juegos de niños, obra presentada en el Encuentro de Teatro infantil 2014 en Puebla.
Juegos de niños, obra presentada en el Encuentro de Teatro infantil 2014 en Puebla. (Erik Vargas)

Tampico

Los niños sacan burbujas, y empiezan juegan con ellas. Hay música clásica en el fondo mientras ellos giran y bailan con las bombillas de agua.

De repente quedan estáticos, se ven entre ellos, y toman los contenedores de agua con jabón se apuntan y empiezan a dispararse.

Van cayendo uno a uno, hasta que no queda nadie de pie; las burbujas los mataron porque se convirtieron en balas.

Así es Telar Teatro, una organización independiente dedicada al arte escénico infantil con temas sociales actuales en la experiencia de los niños.

Sus obras hablan de fantasía, de héroes, dragones, pero con mensajes y temáticas sobre delincuencia organizada, bullying, abuso infantil, desatención o maltrato, experiencias implícitas en los guiones.

"Nosotros lo que utilizamos como estrategia para llegar a ese punto es el juego tradicional, mediante las escondidas, atrapadas aprendemos a ellos pudieran narrar.

Es una estrategia de hablar de una situación muy complicada pero a través de un juego infantil" comenta Mario Chacón, fundador del grupo.

"Siempre partimos de las historias de cómo viven ellos en su entorno, y el tema central fue la violencia, el maltrato, la poca educación" relata acerca del proyecto "Juegos de niños" que fue presentado en el Encuentro de Teatro hecho por niños y niñas con sede en Puebla, en enero de este año donde representó a Tamaulipas.

Telar Teatro ha cumplido cuatro años de trabajo en el sur de Tamaulipas con niños de diversas colonias y comunidades.

"Fue un tema hecho por niños y niñas del Cascajal (colonia) y hubo comentarios positivos de cómo tratar temas tan delicados de la delincuencia en el Estado partiendo voz niños. No es tan difícil que lo cuenten, ellos lo viven al día es ver al estrategia de cómo se les plantea".

El primer proyecto fue en la colonia Cascajal, históricamente una de las problemáticas de Tampico y de ahí surgió adaptar las historias propias de los niños.

"El primer montaje fue El abuelito Lolo, eran historias dulces, de dragones y abejitas, pero que trataban temas crudos como la discriminación, los dragones significaban la posesión y la guerra del territorio, el trasfondo del tema son sociales, pero a un contenido infantil, temas sociales en su voz, meten la realidad en la ficción".

Junto a Mario, licenciado de Arte Dramático de la Universidad Estatal de San Luis Potosí que hace la adaptación y los talleres, trabajan Blanca Elida Martínez Herrera, encargada del diseño artístico, maquillaje y utilería, y Alan Torres Orzco Campos, creador de la música original y tocada en vivo, además de colaboradores como Elvia Medina, Antonio Alanís o Lalo del grupo de punk La Contra.

El grupo está realizando talleres en varias colonias, formando grupos de niños que busque expresarse por medio del arte, una forma de ayudar a tener alternativas en su forma de vida.

"Que digan lo que ellos quieren porque tienen tantas cosas qué decir, no queremos formar artistas, pero que el entendimiento sea general, que lo entiendan los niños y los adultos, cada uno desde su perspectiva, que el adulto capte, ellos van a identificar esos elementos relacionados en la vida de sus niños, por eso buscamos ser muy cuidadosos".

Telar Teatro también protagonizará el primer festival infantil, un camino a un proyecto más amplio.

"No hay un festival que sea dedicado 100 por ciento para los niños, en enero (en Puebla) vimos que hay una necesidad enorme, las actividades están centralizadas, pero a los alrededores que es donde menos llega y más se necesita"

El grupo también participará con "Jugando a aprender" dirigido a maestros e instructores en el Cuarto Encuentro Nacional por el Día del Teatro en San Luís Potosí, donde mostrarán técnicas, como una forma de brindar nuevas técnicas de enseñanza a niños de 6 a 12 años en lugar de , "buscar imponer educación".

Aunque Mario y su equipo han trabajado con programas formales como el ITCA o la Cámara de Diputados, asegura que se involucran solo en participación porque TT es independiente "tenemos que demostrar que se puede".