Presentan en teatro una Medea rebelde y fuerte

Al contrario de lo que se ha pensado del personaje de Eurípides, en esta ocasión es una mujer decidida, que impone su voluntad.

México

Que Eurípides haya pasado a la historia como un misógino es una idea con la que el director de escena Germán Castillo no está de acuerdo; para él más bien se trata de un profundo conocedor de las mujeres.

El director conversó con MILENIO a propósito de la reposición de Medea, la libre adaptación que hacen él y Mansell Boyd del famoso mito, en el teatro Santa Catarina (Jardín de Santa Catarina núm.10, Coyoacán) los jueves y viernes a las 20:00, los sábados a las 19:00 y los domingos a las 18:00 hasta el 26 de junio.

En términos formales, Castillo se preocupó por acercar la tragedia griega a una contemporaneidad del lenguaje escénico: cambió el coro por un personaje que hace las veces de narrador y están presentes todos los elementos de la naturaleza; sin embargo, todo ello tiene su antecedente en el teatro griego.

Sobre el tema, dice: "Encontré que históricamente se ha presentado a Medea como víctima, y mi intención es verla de manera semejante a Jasón, incluso más fuerte que él. Ella no es víctima, Jasón es su antagonista, y ambos han sido cómplices en algún momento de su vida. Cuando dejan de serlo llaman a traición, pero no es una mujer a la que se le haya podido engañar, ni una mujer indefensa, y tan no lo es que se sale con la suya".

Para lograr esta mirada distinta de Medea, Castillo trabajó con la actriz Dobrina Cristeva para que dejara de ver a su personaje con conmiseración: "Ella tiene coraje, rebeldía, celos, celos y rabia porque en esta relación de complicidad está incluido el sexo —no el amor como lo entendemos ahora—, y la procreación como una manera de afirmar el pacto, un acuerdo por el poder, un pacto político que es lo que hacen ellos. Y al convencer a la actriz de esto, de inmediato se convierte su Medea en un ser digno, semejante o superior a cualquier varón", señala Castillo.

Así es cómo esta obra de teatro procura exponer la belleza del horror sin consideraciones morales.

La historia narra la forma en que Medea traiciona a su padre, mata a su hermano y ayuda a Jasón a superar los obstáculos que se le presentan, pero éste la traiciona y desposa a la hija del rey Creón. Medea no lo tolera: "Una mujer suele estar llena de temor y es cobarde para contemplar la lucha y el hierro; pero cuando ve lesionados los derechos de su lecho, no hay otra mente más asesina", recita el personaje. Ella impide la boda de Jasón y asesina a sus propios hijos.

El elenco lo integran Dobrina Cristeva, Lorena Glinz y José Alberto Gallardo; el equipo creativo, Gabriel Pascal; Edyta Rzewska, diseño de vestuario, y Rodrigo Castillo Filomarino, música original.