Erón Vargas y ''El mimo Gordón y la pelota cuadrada''

El actor presentará la obra este 29 de mayo en el Teatro Nazas, la cual propone ver como interactuamos con la realidad, porque en el fondo, aún seguimos siendo niños.
La obra está llena de sorpresas y complicidades donde el público participa.
La obra está llena de sorpresas y complicidades donde el público participa. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

¿Por qué dejamos de actuar como niños? ¿En qué punto se cerró la llave de la imaginación que nos permitía reír descaradamente, cantar o bailar en la calle? 

Ahora pateamos la piedrecilla mientras los otros no nos miren, dice el actor Erón Vargas quien en el año 2011 escribió el guión de la obra de teatro “El mimo Gordón y la pelota cuadrada”, que ya hizo gira y que se presentará el próximo domingo 29 de mayo en el Teatro Nazas.

“La obra propone el ver cómo interactuamos o cómo puedes tú interactuar con la realidad, cómo este personaje,  que en el fondo todos somos él alguna vez en la vida, o deberíamos de ser alguna vez por esas ganas que tiene de investigar, de saber, de esas ganas que tienes tú de jugar, el hacer alguna actividad sin ver el reloj, sin ver el celular, dentro, en el fondo, todos lo queremos hacer”. 

Erón, especialista en el lenguaje corporal, dice que todos, al menos siendo niños, jugamos sin un juguete, seguimos a un insecto, pisoteamos una ficha para convertirla en moneda. Y al crecer estas conductas se condicionan al grado de desaparecer.

“Si lo haces te dicen que estás loco, ¿para qué patear un bote? Juegas pensando hasta donde puedes lanzarlo en una cuadra, pero ves a alguien en la cuadra y dejas de patear la lata o la piedra porque eso es de locos y yo soy ingeniero, licenciado, estudiante, no soy niño, yo ya soy grande y yo ya no puedo jugar a eso”.


El personaje de 'El mimo Gordón' se permite todo ello con o sin licencia y esa realidad en el escenario del teatro se convierte en un sueño sin que sea un niño o un adulto maduro quien lo sueña. Gordón en un joven que vive de manera atemporal. 

“Sí está gordo, es un mimo clown. No es un joven, quizá lo veas moverse y dirás, ‘Ay, qué padre, es un niño’, ‘Ah mira, qué padre hacer eso’ y lo sigues y dices ‘Cómo se azota éste’ pero tú ya no te das chance de azotarte, de seguir el juego, de actuar como lo hacías antes, como que caes en una manera de comportarte que no es la tuya, viviendo siempre en lo que piensan los demás”.

Erón Vargas dijo que su personaje fue diseñado para reaccionar conforme a lo que le ocurre y por ello el inicio es un sueño que se refuerza con el escenario lleno de humo y el personaje acostado y dormido.

''El mimo Gordón y la pelota cuadrada'' se ha presentado en la Ciudad de México con una función especial para ejecutivos de Monex dentro de una convención anual, en la Feria Nacional de Zacatecas en la Plaza Goitia, uno de los espacios al aire libre más importantes del estado, haciendo además giras y en Torreón en Plan B y en el Teatro Nazas.

La obra abarca desde la represión social pero en el plano íntimo, lo que permite recordar que las cosas sencillas alimentan el espíritu. Así el diseño de la escenografía consta solo de tres pelotas redondas y una pelota cuadrada, acompañada por un juego de luces y beatbox.