Teatro universitario presenta obra de Fernando Arrabal

Tar es la tierra mítica de la felicidad, la que Fando busca y promete a Lis, mujer en parálisis.

Mineral del Monte

Al parecer el teatro universitario es el único que se arriesga con montajes transgresores y complicados, y se agradece. Alumnos y ex alumnos de la Universidad Autónoma de Hidalgo presentan Fando y Lis, obra original del español Fernando Arrabal que abre un diálogo sobre la esperanza y la felicidad que nunca llega.

Tar es la tierra mítica de la felicidad, la que Fando busca y promete a Lis, quien es llevada a cuestas por su parálisis en una tierra solitaria y estéril. Una adaptación que dirige Oscar Almeida, que supo separarse bien de la versión cinematográfica que en 1968 hizo Alejandro Jodorowsky, un peso bien librado.

En la versión de los teatristas universitarios, Álvaro Muñoz representa a Fando, personaje que encarna el maltrato y la dominación en una pareja, esta vez con el papel de Lis que cae bajo la responsabilidad de Claudia Luna; ambos buscan esa tierra de felicidad eterna que cualquier pareja busca alcanzar.

Un camino complicado qué recorrer, en la versión que se presentará todos los lunes y martes hasta el 11 de marzo en El Cubo del Instituto de Artes, es Fando quien provoca la parálisis de su amada, quien a su vez busca hasta lo imposible por no enfurecer a su pareja, que iracundo la obliga a arrastrarse, a desnudarse, a humillarse, un juego en el que no siempre resulta bien librado.

La obra escrita en 1955 por Arrabal se inscribe en el teatro de lo absurdo, que presenta a las emociones humanas y a la vida misma como un sinsentido, y permite a la vez un diálogo con el público, al poner al descubierto deseos y bajezas propias de las culturas occidentales.

Fando y Lis viajan a Tar, Fando lleva a Lis, paralítica, en un carrito, con sus cosas mal atadas, saben que no están perdidos sino cansado, de caminar sin más sentido que encontrarse siempre en el mismo sitio, el lugar del que partieron, un sitio que es proyección misma de su interior, infantil y sombrío.

En su camino encuentran a Namur, Mitaro y Toso, tres personajes que son precisamente lo opuesta a la pareja protagonista: seres que todo intelectualizan, que también quieren llegar a Tar pero a través de la ciencia y la razón, a quienes Fando busca imponerse con engaños y fingiendo una inteligencia que no tiene.

La relación de Fando y Lis se torna más oscura y cruel conforme avanzan en su infructuoso viaje, hasta convertir su amor ingenuo y valioso en una injusta tragedia. Una crueldad sádica e inconsciente que lleva a Fando a usar a Lis a humillarse, hasta que muere en los últimos esfuerzos por librarse de su opresor.

Aquí un giro al argumento: Namur, Mitaro y Toso encuentran el cadáver de Lis y lo llevan con Fando, quien se aferra a un tambor destruido, y que al ver el cuerpo sin vida de su pareja se aferra a él sexualmente.

Tar nunca es encontrada por Fando, quien yace al final de la obra boca abajo convulsionando, mientras los otros cuatro personajes se ven felices en lo que posiblemente es la tierra mítica de la felicidad.

Claves

Presentaciones

- Todos los lunes y martes hasta el 11 de marzo se presentará en El Cubo del Instituto de Artes de la UAEH la obra Fando y Lis, original del dramaturgo español Fernando Arrabal.

- En la universitaria, Álvaro Muñoz representa a Fando, personaje que encarna el maltrato y la dominación en una pareja, esta vez con el papel de Lis bajo la responsabilidad de Claudia Luna.

- Su director Oscar Almeida menciona que el montaje reflexiona sobre la violencia en las relaciones humanas, la codependencia en un núcleo amoroso, y la fragilidad afectiva ante las falsas ilusiones.