Teatro ayuda a serbios y albanokosovares a superar prejuicios

Nuevo montaje de "Romeo y Julieta", en Belgrado, ofrece un mensaje de concordia a serbios y albanokosovares.
La escenificación ahonda en los aspectos universales del conflicto.
La escenificación ahonda en los aspectos universales del conflicto. (EFE)

Belgrado

Dos familias separadas por el odio y los prejuicios pero unidas por un amor más fuerte que cualquier barrera étnica, religiosa o lingüística: así es un nuevo montaje de Romeo y Julieta, en Belgrado, que ofrece un mensaje de concordia a serbios y albanokosovares.

Romeo es albanokosovar y Julieta es serbia. Uno es musulmán y la otra cristiana ortodoxa. El drama inmortal de William Shakespeare sobre los Montesco y los Capuleto se interpreta en serbio y albanés.

La nueva escenificación ofrece una reflexión muy particular sobre el argumento universal del amor imposible, explica el realizador de la pieza, el célebre actor serbio Predrag Miki Manojlovic, quien ha reunido en el proyecto a destacadas figuras de la escena artística de Belgrado y Pristina.

“Hemos intentado y logrado que nuestras reflexiones sobre el gran drama de Shakespeare tengan su eco en el mundo actual, aquí, en Europa”, explica Manojlovic.

Sin embargo, Manojlovic afirma que el proyecto “no ha ocurrido como una reacción a las guerras y todas las desgracias que hemos vivido. No, todo eso está detrás de nosotros. Es que nació una necesidad desde la consciencia de que no podemos vivir sólo con nosotros mismos”, declaró.

“Además, hay que apuntar a algo que es una constante del género humano, y lamentablemente, creo que irreparable: el odio que nos enseñan nuestros padres, es decir el ambiente en el que crecemos. Eso se ve muy bien aquí (en la pieza)”, señaló.

Pese a que el tema incide en prejuicios locales, la escenificación ahonda en los aspectos universales del conflicto, según Manojlovic, que considera que la obra podría interpretarse en cualquier lugar del mundo.

La obra se interpreta en dos lenguas, serbia y albanesa, y los personajes son encarnados por un elenco de actores de Kosovo y Serbia. Es un proyecto conjunto de la organización cultural serbia “Radionica Integracije” (Taller de Integraciones) de Belgrado, y del “Qendra multimedia” (Centro multimedia) de Pristina, y los ensayos han tenido lugar tanto en la capital de Kosovo como en la de Serbia.