Teatro que deja un buen sabor de boca

'Si piensas en mí' invita al espectador a degustar la esencia de sus personajes con una cena maridaje.
Para comer(se) a los personajes.
Para comer(se) a los personajes. (Especial)

México

El Teatro del Buen Comer es un proyecto para que el espectador tenga una experiencia distinta en las artes escénicas, al despertar sus sentidos y relacionarse con la trama. “Queremos que el espectador se sienta muy cerca de los personajes y se los coma”, expresó Paula Aguilera, actriz y productora de Si piensas en mí, una historia de amor entre Lola, una cantante (Aguilera) y el torero Alonso (Iván Martinoz), a los cuales hay que descubrir por medio de los sabores, aromas, texturas, colores y música en vivo.

En el primer acto se conoce la esencia de Lola gracias al trabajo en cocina de Emmanuel Chabre y del sommelier Nicolás Desneux, quienes de primer tiempo ofrecieron un Chardonnay de Casa Madero, en armonía con salmón confitado en eneldo, sierra ahumada y camarón con durazno.

“Para el segundo tiempo se presenta la relación entre Lola y Alonso; el torero se expresa con el Chateau Laffite Montiel 2010, por sus notas de cuero y tabaco, acompañado de un rabo de toro a la andaluza con elote tierno, que sugieren el amor entre los dos personajes”, explicó Aguilera.

Finalmente, para el desenlace se hizo un maridaje con un tinto español BO2 con tres variedades de queso: cabrales, manchego y camembert, además del postre para irse con un dulce final. Esta exquisita modalidad “surgió porque en el teatro se debe comer bien durante el espectáculo; queremos que la gente venga a vivir una experiencia distinta al borde de la mesa mientras se comparte la cena con los amigos”, explicó Aguilera.

Si piensas en mí se presentará este 15 de noviembre; para saber lugar y horario, hay que consultar la página en Facebook de la productora Tactikas, http://www.facebook.com/TACTIKAS. Además, se presentarán otras historias con menús diseñados especialmente para que describan a los personajes y la trama.

Otro ejemplo de cómo el arte puede interactuar con los sentidos se dio este año en España: los propietarios del restaurante Celer de Can Roca crearon El somni (El sueño), donde 12 invitados degustaron igual número de platos en tiempos diseñados para una ópera, para combinar la gastronomía con las artes y las ciencias.