Artista rompe con instituciones culturales de Cuba

Luego de su detención por una performance que le fue impedido hacer, Tania Bruguera devolvió una distinción del gobierno y renunció a la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.
Esta convocatoria ha sido distribuida a través de las redes sociales y correos electrónicos.
Esta convocatoria ha sido distribuida a través de las redes sociales y correos electrónicos. (Tomada de ART21)

La Habana

La artista cubana Tania Bruguera, que estuvo detenida la semana pasada después de que intentara montar una tribuna pública en La Habana, renunció este lunes a la oficialista Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y devolvió una distinción del gobierno.

En una misiva dirigida al viceministro de Cultura, Fernando Rojas, con quien aseguró haber tenido "discusiones ideológicas y acerca de la censura", la artista explicó su decisión de "devolver" al Ministerio la 'Distinción por la Cultura Nacional' que le entregó en 2002 y de renunciar "a la membrecía" de la UNEAC.

"No puedo recibir un reconocimiento, ni ser parte de (...) instituciones culturales que en vez de abrir un diálogo y un espacio para el análisis estético, criminalizan, juzgan, reducen la respuesta hacia una obra en la generación del miedo hacia la obra", dijo la artista, de 46 años.

Bruguera, quien reside alternativamente en la isla, Estados Unidos y Francia, fue detenida por primera vez el 30 de diciembre junto a otros 50 disidentes al desafiar al gobierno por pretender montar una "performance" artístico en la emblemática Plaza de la Revolución de La Habana con la que buscaba que los cubanos se expresaran libremente.

El ministerio había tildado de "reality show" el performance de Bruguera, mientras que la UNEAC afirmó que se trataba de una "provocación política".

"¡Qué triste un gobierno que vea como una amenaza de Estado que se le dé un minuto a decir lo que piensan sin que ellos lo controlen, al cubano de a pie!" y "¡qué triste un gobierno que meta preso al público de una obra de arte!", señaló Bruguera en su carta

Subrayó que las reformas emprendidas por el presidente Raúl Castro "no pueden ser reales si la decisión viene desde arriba, y se informa y se tiene que aceptar" o "si el cubano tiene miedo a que una opinión lo deje sin trabajo".

Bruguera, arrestada otras dos veces la semana pasada (y liberada horas después), enfrenta un "proceso legal" por "incitar al desorden público y por resistencia a la policía", según dijo en una entrevista.