“Tras el TLC hay un antes y un después del cine mexicano”

Lucila Hinojosa, investigadora de la UANL, estudia la situación del séptimo arte nacional.
Uno de los problemas es el alto costo de los boletos, señala la catedrática.
Uno de los problemas es el alto costo de los boletos, señala la catedrática. (Carlos Rangel/Archivo)

Monterrey

El cine nacional y local vive su realidad en dos escenarios: directores mexicanos que triunfan en el extranjero cuyo trabajo difícilmente se ve en las pantallas nacionales.

A ello habría que añadir que muchos productores hacen cine por “buena voluntad” y no porque los recursos que destinan las instituciones culturales de México “alcancen para todos”.

La catedrática e investigadora Lucila Hinojosa ha estudiado la situación del cine nacional desde 1998, una inquietud que surgió tras la intempestiva caída de la producción en México luego de la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC).

Al reformarse la Ley Federal de Cinematografía en 1992, se estableció que a partir de 1993 las salas nacionales disminuirían la proyección de cine nacional del “30 al 10 por ciento”.

“A raíz de la firma del Tratado de Libre Comercio, hay un antes y un después del cine mexicano. Antes del TLC teníamos un promedio de cien películas al año”, mencionó la catedrática de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UANL.

En su investigación Una historia local en el horizonte mundial: El cine mexicano en Monterrey, expone cómo la producción nacional “casi desaparece” de la escena internacional.

LA CIUDAD Y EL SÉPTIMO ARTE

Para el caso de La Sultana del Norte, el documento indica que para el 2005 Monterrey contaba con 265 salas donde todas ellas exhibían una variedad de 25 películas.

Hoy se pueden contabilizar más de 600 salas de proyección y algunas no abren toda la semana.

“A menos que haya un festival de cine de arte” no se exhiben “más de dos o tres cintas mexicanas”, agregó.

También habría que sumar el costo de las entradas, que aumenta debido a modalidades como salas VIP o en 3D.

“Habría que buscar una política que apoye al público porque sí se ha encarecido el precio del boleto, lo bueno es que hoy tenemos alternativas como comprar las películas, rentarlas o acudir a cines como el Raley o el Río 70”, comentó Hinojosa.

¿LO NUEVO?

Aunque está muy conforme al denominar a la época actual como “nuevo cine mexicano”, la especialista en comunicación social señala que hoy en día se ve una situación diferente gracias a la calidad de las producciones.

Incluso indicó que la lista de directores reconocidos internacionalmente ya es amplia, que por algunos años sólo se componía por mucho tiempo Guillermo del Toro, Alfonso Cuarón o Alejandro González Iñarritu.

“Ahí están Jesús Lozano o Gerardo Naranjo, haciendo buenos trabajos. De unos dos años para acá veo que es una muy buena época para el cine mexicano, hay producciones que compiten en festivales internacionales donde lo importante es que el público sí las está viendo”, apuntó.