Mágico uso de la tecnología mezclado con baile

El grupo de danzá japonés ElevenPlay junto con el grupo de artistas Rhizomatiks, proyectaron en el TIM un espectáculo de luces, rayos láser y una propuesta creativa del recurso de dispositivos.
El grupo mostró la novedad en el uso creativo de los recursos que ofrece la tecnología cuando interactúa con el arte.
El grupo mostró la novedad en el uso creativo de los recursos que ofrece la tecnología cuando interactúa con el arte. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

La noche del viernes 17 de octubre en el teatro Isauro Martínez, el grupo de danza japonés ElevenPlay en conjunto con el grupo de artistas y tecnólogos Rhizomatiks dieron muestra de un sorprendente despliegue tecnológico que unió en un mismo espacio la danza, la música y la tecnología de vanguardia.

Una neblina inundó el teatro previo y durante el evento. Con bailarines en escena que alternaron movimientos robóticos, luces, rayos láser y drones.

Rhizomatiks está integrado por: arquitectos, matemáticos, diseñadores, ingenieros, programadores, músicos.

Esto fue posible gracias al talento de los artistas, pero también a la novedad en el uso creativo de los recursos que ofrece la tecnología cuando interactúa con el arte.

La repetición constante de la música electrónica y las luces, dejaron en claro que la obra crea toda una reflexión sobre la introducción de la ciencia y la tecnología en la vida. En donde los bailarines interactúan con los dispositivos tecnológicos para generar todo un discurso de movimientos.

El proyecto Pulse de la compañía japonesa de danza Elevenplay, en colaboración con Rhizomatiks, colectivo de artistas electrónicos, es un ejemplo de estas búsquedas y conexiones entre arte y ciencia.  

Rhizomatiks está integrado por diversos creadores: arquitectos, matemáticos, diseñadores, ingenieros, programadores, músicos, pero todos son artistas que trabajan conjugando el cuerpo con la tecnología para concretar diversos espectáculos dancísticos y musicales. Algunos de sus integrantes son Hidenori Chiba, Seiichi Saito y Daito Manabe.

Elevenplay es una compañía de danza dirigida por el coreógrafo Mikiko, que surgió por el deseo de convertirse en un atrayente grupo de bailarines con buen espíritu, capacidades técnicas y físicas más sensatez.

Los rayos láser terminaron por hacer fusión con los humanos presentes.

La compañía está formada por 10 bailarinas que trabajan diferentes estilos y experimentan en diversos campos, tales como: escénicos y de vídeo. Se han incrementado sus actividades en el mundo desde 2013.

El uso de la técnica de modificación de la imagen de cuerpos y objetos conocida como projection mapping, en este caso, convirtió a las bailarinas en increíbles pantallas cinéticas, más propias de una película futurista que de la danza japonesa.

Por otra parte la captura de video en tiempo real de cuerpos y su transformación en pantalla gigante en prismas semejantes al vidrio y al metal, de robots que imitan el movimiento humano y viceversa, que emiten simultáneamente señales sonoras similares al rechinido de una puerta de metal abriéndose pesadamente, sembraron la duda de si lo tecnológico nos determina o es al revés.

Los rayos láser que nos vigilaban y nos perseguían, terminaron por hacer fusión con los humanos presentes esa noche en el teatro Isauro Martínez.