Con Szeged Dance concluye FIT en Tampico

Con intensa rutina, los danzantes húngaros cautivaron con su capacidad teatral.
La compañía de danza hizo vibrar al público del Teatro Metropolitano.
La compañía de danza hizo vibrar al público del Teatro Metropolitano. (Jesús Jimenez)

Tampico

La noche de ayer dijo adiós el Festival Internacional Tamaulipas en el estado, y en lo que corresponde la zona conurbada en el magistral Espacio Cultural Metropolitano de Tampico, cerró con una grata respuesta del público Szeged Dance Company; un público fiel en todo el evento, que desde las 17:30 horas hizo fi la para ocupar una butaca.

La apertura del teatro fue sin mucho protocolo, y su cierre de igual forma; se dio la bienvenida al público y de allí se pasó de lleno al espectáculo en el que participaron 13 bailarines, que fueron alternándose su aparición en el escenario.

No pocos percibieron la intensidad de la primera obra Stabat Mater Dolorosa (Estaba la madre dolorosa), la representación de la Anunciación, cuando el Arcángel Gabriel le avisa a María que lleva en su vientre al hijo del Creador.

Allí es donde las bailarinas Kitti Hajszán en el papel de María, y Gergely Czár, el Arcángel Gabriel, se llevaron la noche por su calidad histriónica y su depurado estilo dancístico, al trasmitir el dolor en cada una de sus intervenciones.

La espera de varios minutos en la larga fi la valió la pena; hablar de la compañía de danza es contar sobre una trayectoria que tiene sus inicios en el año de 1987 con el nombre de Szeged Dance Ballet, para convertirse posteriormente en Szeged Dance Company en 1993.

Familias enteras pudieron encontrarse con imágenes, evocaciones, reminiscencias y cuerpos con movimientos bruscos, desenfrenados a suaves y delicados, con una depurada sincronía, donde los bailarines iniciaron con una gran energía que robo la atención de un público, que al final les costó seguirles el paso, pero que mantuvo su fuerza y destreza.

La compañía se caracteriza por su especial estilo, que entreteje los movimientos acrobáticos y la mezcla de elementos de la danza teatral y el efecto visual, todo ejecutado con el más alto nivel técnico y artístico.

Las obras representadas son reconocidas y fueron creadas por el coreógrafo húngaro Tomas Juronics, acompañado de la música de Arvo Part en el Ballet Stabat Mater y con la música de Chopin, Liszt, Schumann, Tchaikovski, Satie y Gershwin.

Sin duda la apertura de la obra Stabat Mater Dolorosa (Estaba la madre dolorosa), fue de un fuerte impacto para el público que en todo la presentación, le fue difícil recuperarse. Al término de esta primera parte el público llenó de aplausos el escenario.

Después de un intermedio de un cuarto de hora, en la segunda parte de la presentación, "La fi losofía de los cuerpos" se tornó en momentos, larga y tediosa; pero la capacidad dancística de los elementos, la iluminación y coreografía terminaron por imponerse, teniendo un desenlace positivo con el aplauso de la gente, aunque nunca igual.

Para no alargar más el cierre, la directora del Espacio Cultural Metropolitano de Tampico, Elvia Holguera Altamirano, sin más preámbulo, agradeció al público asistente la respuesta, para dar paso al cierre de este espectáculo en los 43 municipios de la entidad.