Susana Harp llevó las raíces musicales mexicanas al IPN

La cantante se presentó el viernes exitosamente en la Explanada Lázaro Cárdenas en Zacatenco; promovió también la preservación de la biodiversidad del país.

Ciudad de México

Ni la lluvia ni el frío fueron impedimento para que el pasado viernes por la noche los politécnicos disfrutaran del sabor, ritmo y carisma que caracteriza a la reconocida artista de música tradicional Susana Harp, en el marco del festival Viernes de Arte, organizado por el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y que marcó la continuación de las fiestas patrias.

La explanada Lázaro Cárdenas, localizada en las instalaciones de la Unidad Profesional Adolfo López Mateos, en Zacatenco, se llenó de sones huastecos, jarochos, chilenas, sones caribeños, pirecuas, cantos y décimas; además, Susana Harp compartió con los estudiantes un mensaje cargado de reflexión para crear conciencia sobre el rescate de nuestra biodiversidad.

Harp interpretó en el escenario canciones de su más reciente álbum “Aguadiosa, sones y décimas por la vida”, y sus éxitos más reconocidos en idioma español y en lengua zapoteca, razón de más para que la comunidad politécnica disfrutara de este concierto que la acercó a sus raíces. De igual manera, la cantante invitó a los asistentes a cuidar y valorar su país, considerado uno de los cinco con la mayor biodiversidad del planeta.

En la presentación, que duró aproximadamente hora y media, interpretó “Aguadiosa”, sencillo de su más reciente producción discográfica; también cantó “¿Quién parará esta locura?”, “Agua marina”, “Mi corazón me recuerda” y “Canto de amor y desesperanza”, entre otras canciones.

En el escenario estuvo acompañada por Samuel Aguilera e integrantes de los talleres de décimas “Tapacamino”.

Luego de que el público se mostrara muy emocionado por su presentación, las peticiones de “otra, otra, otra” hicieron que Harp regresara a interpretar tres canciones más: “El chuchumbé”, “El feo” y “Mi ciudad”.

Desde el escenario Susana Harp agradeció al público y al IPN por la presentación de la noche: “Muchas gracias al Instituto Politécnico Nacional por permitirme estar aquí esta noche, por permitirme estar cerca de los jóvenes, quienes tienen la tarea de conocer y cuidar su país a través de su música, raíz de nuestra tierra”, expresó.

Después de su despedida definitiva del escenario, Susana Harp convivió con el público asistente: se tomo fotos, repartió autógrafos y no se retiró del lugar hasta atender a cada uno de sus fans.

En entrevista con MILENIO, Susana Harp compartió un poco de su decisión de presentarse en esta institución educativa, como parte de una serie de cuatro presentaciones en instituciones de educación superior de la ciudad: “Yo decidí darle una fecha de los cuatro conciertos que se tenían programadas para las universidades al Politécnico, porque a mí me ha dado muchas cosas, me ha regalado muchas cosas, y qué mejor que con los estudiantes, que son una tierra fértil, y qué mejor que en este recinto del ‘Queso’”, manifestó.

Sobre otros gustos musicales que tienen los jóvenes, Harp dijo: “Nuestras raíces siempre serán nuestras; considero no estoy peleada con la preferencia de otra música. Se vale tener un gran menú auditivo; simplemente me gusta darles a conocer lo que es nuestro, y que ellos lo puedan compartir a las siguientes generaciones”.

Después de la firma de autógrafos, Harp se mostró contenta por este hecho y nos compartió que “estar cerca del público, firmar autógrafos o tomarme fotos con la gente es la manera en que puedo devolver el cariño que me demuestra; es como mirarlos a los ojos y decirles ‘gracias por estar aquí conmigo’” finalizó la cantante.