Wilson: el arte de escuchar (bien)

Steven Wilson, líder del grupo Porcupine Tree, se presentará en el Plaza Condesa su disco solista más reciente, 'Hand. Cannot. Erase'.
Se presentará en el Plaza Condesa.
Se presentará en el Plaza Condesa. (Naki Kouyioumtzis )

Mientras las artes plásticas tienden a la grandilocuencia, con intervenciones en grandes espacios públicos, cuadros de formato descomunal, fotografías gigantescas e instalaciones que ocupan el ala completa de un museo, la forma cotidiana de escuchar música tiende a empequeñecerla, a insertarla en aparatos que aseguran un almacenaje que hace veinte años era de ciencia ficción, aunque se sacrifique su calidad de reproducción.

Steven Wilson, líder del grupo Porcupine Tree, quien el viernes y sábado se presentará en el Plaza Condesa su disco solista más reciente, Hand. Cannot. Erase, decía hace algunos años en entrevista que "hay toda una generación de gente muy joven que está escuchando mp3 e iPods, y tal vez es lo único que conocen, es la forma en que entienden la música. Es muy conveniente escuchar música en iPods y eso, pero en cuestión de calidad la experiencia es muy pobre, mala. El mejor ejemplo que puedo dar es ir a ver una pintura hermosa; al pararte frente a ella en una galería puedes ver los colores y las texturas. Al mostrar una reproducción de la misma pintura en un teléfono celular puedes decir, todavía, que es una gran obra, pera la calidad de la experiencia es solo una fracción. Tal vez los jóvenes no se dan cuenta de que están escuchando una impresión muy pequeña de lo que es una obra maestra de Led Zeppelin o King Crimson, por ejemplo. Es conveniente, pero no es la misma calidad".

En tiempos en que los cantantes de moda cambian como las estaciones —o antes—, se ha vuelto normal que sus voces sean "afinadas" gracias a un programa de computadora conocido como Auto Tune, nos dice Wilson. Literalmente, explica, "entona tu voz. Yo puedo escuchar esto porque tiene un sonido característico, puedo escucharlo en muchos discos, en casi todo lo que se graba. Por ejemplo, los discos de R&B de Estados Unidos, la voz suena casi como un robot porque no tiene personalidad, nada. Para mí, los cantantes realmente distintivos no son siempre los más entonados, algunos de ellos hasta suenan fuera de tono, pero ese no es el punto. Ahora tienes toda esta generación de cantantes post-American Idol que, dentro de 10 o 20 años, estarán cantando en cruceros o en bares, haciendo covers. Ahora son estrellas, pero no tienen personalidad. Eso es bastante depresivo".

Una cura para la depresión es asistir a uno de los dos conciertos de Steven Wilson este fin de semana y constatar su capacidad para hacer una obra totalmente personal, sin la ayuda del Auto Tune.