Alista Ssa nuevos métodos para detectar microcefalia por zika

Las pruebas, para embarazadas y en neonatos picados por el mosco. Al año, en el país nacen 80 bebés con la anomalía.
Guillermo Ruiz Palacios y Santos, coordinador general de los institutos nacionales de salud pública.
Guillermo Ruiz Palacios y Santos, coordinador general de los institutos nacionales de salud pública. (Nelly Salas)

México

La Secretaría de Salud (Ssa) aplicará ecografías, resonancia magnéticas y nuevos métodos diagnósticos de exploración cognitiva a embarazadas, neonatos y a bebés que tras el partos fueron picados por el mosco transmisor de zika, para determinar afectaciones neurológicas que pueden desarrollar a causa de la infección, explicó el coordinador general de los institutos nacionales de salud pública, Guillermo Ruiz Palacios y Santos.

El boletín de vigilancia epidemiológica reportó, hasta el 10 de octubre, 4 mil 306 casos confirmados con zika y de estos 2 mil 87 corresponden a embarazadas. De acuerdo con Ruiz Palacios y Santos, una tercera parte ya nació y, hasta el momento, en ninguno se han detacto afecciones cerebrales o microcefalia.

La Ssa calcula que en México nacen alrededor de 80 bebés con microcefalia cada año, "pero, a la fecha, no se ha confirmado un caso asociado con el zika, epidemia concentrada en 22 entidades.

"No dudo que en estas semanas, a partir de octubre y hasta enero, se empiecen a diagnosticar los primeros casos confirmados de microcefalia asociados al zika en México", declaró a MILENIO.

Por ello, abundó, "se le está dando siguimiento al embarazo y a estos bebés, incluso a los que adquirieron la infección después de haber nacido y que están en ese proceso de desarrollo neuronal.

Destacó que la metodología usada —avalada por la OMS— para estudiar el desarrollo cognitivo de los niños se basa en una tecnología muy reciente que se empieza a aplicar y, por ahora, no ha detectado problemas vinculados al zika.

El especialista abundó que el sector salud, a través de la Red Mexicana para la Investigación Clínica para Enfermedades Emergentes, está considerando también aquellas madres que jamás acudieron a practicarse una prueba diagnóstica de zika, pero que aseguraron haber "tenido en el embarazo una enfermedad febril" y cuyos bebés nacieron con afectaciones neuronales.

Aunque no todas las embarazadas con zika transmiten el virus al producto, está ampliamente demostrado que la enfermedad tiene la capacidad de infectar al cerebro, de destruir y bloquear la reproducción de las células neuronales y propiciar microcefalia, aclaró.

Actualmente la OMS y los Institutos Nacionales de Salud Pública aplican el mismo método diagnóstico en Brasil, Colombia y Puerto Rico con 10 mil embarazadas.