Sonda "Philae" despierta tras siete meses de reposo en un cometa

El sábado en la noche el robot mandó señales a la ESA casi minuto y medio, aunque solo hubo 40 segundos de transmisión de datos.
El artefacto logró una primicia histórica al posarse sobre el cometa 67P/Churirmov-Guerasimenko.
El artefacto logró una primicia histórica al posarse sobre el cometa 67P/Churirmov-Guerasimenko. (AP)

París

Tras un letargo del que se desconocía si volvería a despertar, el robot Philae dio la noche del sábado señales de haberse reactivado siete meses después de posarse en un cometa y de enviar valiosa información científica a la Tierra.

La Agencia Espacial Europea (ESA) anunció con humor en Twitter el despertar de Philae: “Hola, Tierra. ¿Puedes oírme? ¿Cuánto tiempo he estado dormido?”.

La noticia fue acogida con enorme alegría, ya que desde el 15 de noviembre de 2014, que aterrizó en el cometa 67P/Churiumov-Gerasimenko, tras 57 horas de actividad, sus baterías se quedaron sin energía por falta de contacto con el Sol.

La creciente exposición del artefacto a los rayos solares fue lo que posibilitó su despertar, aunque no será hasta el 16 de agosto cuando el cometa alcance su mayor cercanía y pase a 186 millones de kilómetros.

La sonda Rosetta, que orbita en torno al cometa, tuvo que viajar durante 10 años a más de 510 millones de kilómetros de la Tierra para poder depositar al robot en el 67P/Churiumov-Gerasimenko.

El portavoz de la ESA en España, Emmet Fletcher, explicó que Philae ya ha enviado a la sede de la misión en Darmstadt, Alemania, un total de 300 paquetes o grupos de datos, aunque podría haber hasta 8 mil esperando en la memoria. “Esto quiere decir que ha estado trabajando días antes de que recibiéramos el contacto”, dijo.

Fletcher especificó que los datos podrían ser sobre las baterías del módulo, la temperatura e incluso datos sobre el cometa, si bien aún está por ver con el análisis que se haga de los mismos.

Philae necesitaba al menos 19 vatios para responder a Rosetta y ahora dispone de 24 vatios, según la ESA, que recordó que también era imprescindible que la temperatura interna de Philae aumentara (-45 grados es la temperatura límite a la que podría estar y ahora estaría -35 grados).

En previsión de que este día llegase tarde o temprano, el pasado 12 de marzo se había vuelto a encender la unidad de comunicación de la sonda Rosetta para captar cualquier posible transmisión de Philae, como finalmente ha sucedido.

El anhelado contacto tuvo lugar a las 22:28 hora local (20:28 GMT) del sábado, durante 85 segundos, aunque solo hubo 40 segundos de transmisión de datos, según dijo el presidente del Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES), Jean-Yves Le Gall, a la emisora francesa RTL.

“La buena noticia llegó en medio de la noche, cuando Philae respondió a nuestras llamadas. Tuvimos alrededor de dos minutos de enlace entre Rosetta y Philae, y 40 segundos de datos. Ahora hay que analizar todo esto, pero Philae vive”, explicó Le Gall.

Los científicos empezarán a desencriptar y analizar los datos enviados, algo que puede llevar horas o días. La ESA también informó que aún no ha podido determinar la posición exacta de Philae, pero la conoce con un margen de error de 50 metros.

Lanzada el 2 de marzo de 2004 desde la base europea en Kurú (Guyana Francesa), la sonda Rosetta debe su nombre a la piedra que permitió descifrar el lenguaje jeroglífico de los egipcios.