"Software" mexicano para parques eólicos gana concurso mundial

Expertos del Cimat se impusieron a competidores de la Universidad de Freiburg, Alemania, y de la Universidad de Nottingham, en Reino Unido.

México

Especialistas del Centro de Investigación en Matemáticas (Cimat), en Guanajuato, ganaron un concurso de software para optimizar parques eólicos que organizan el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), en EU, la Universidad Técnica de Delft, en Holanda, y el Instituto de Investigación en Informática de Toulouse, en Francia.

El equipo, dirigido por Carlos Segura, se impuso con 46 puntos a los ocho competidores que llegaron a la final de la Wind Farm Layout Optimization Competition. Los otros miembros son los investigadores Sergio Valdez, Salvador Botello y Arturo Hernández, y los alumnos Mario Ocampo y Manuel López.

“Conseguimos el premio entre seis personas, un equipo relativamente grande porque en esta materia se tiende a trabajar de forma individual. Hubo colaboración de investigadores y alumnos, es lo que hizo que ganáramos un premio internacional, al final la unión hace la fuerza”, dijo Segura en entrevista con MILENIO.

En segundo lugar quedó el equipo conformado por Ilya Loshchilov y Frank Hutter, de la Universidad de Freiburg, Alemania, que obtuvo 34 puntos; el tercer sitio lo ocupó Ahmed Kheiri, de la Universidad de Nottingham, Reino Unido, con 18 puntos.

La competencia

Especialistas de las tres universidades que organizan la competencia realizaron un modelo para probar los programas de los concursantes.

“Es todo un proyecto que incluye desde la etapa de diseño; en la primera fase se hizo un modelo matemático de los parques eólicos sobre cuál es la cantidad de energía que se genera con base en cómo están distribuidas las turbinas, cómo es el terreno y todas las condiciones de operación”, detalló Segura.

En la segunda fase “los organizadores nos dieron casos de prueba para checar si nuestras ideas funcionaban hasta que generamos un modelo que consideramos suficientemente bueno”. En la fase final aplicaron el programa mexicano en varios casos diferentes.

“Anteriormente se había probado con un terreno de 10 por 10 kilómetros, con condiciones de viento como las de Texas. Luego pusieron nuestro programa a diseñar parques eólicos en otras zonas con otros modelos de aire y compararon los resultados con los de otros concursantes para saber cuál generaba más”, comentó Segura.

El programa

Los concursantes tenían que hacer un programa que tomara en cuenta muchas variables.

“Al software le tienes que indicar cuál es el terreno y cómo es el viento”, explicó el doctor en computación. Con base en esos datos, el programa propone un diseño para desplegar los aerogeneradores maximizando la producción de energía con el menor gasto posible.

“Se puede usar de diferentes formas, puedes decir: ‘queremos gastar esta cantidad de dinero’, te permite que el costo sea un criterio, o al contrario, ponerle cuánta cantidad de energía quieres generar y te calcula el dinero que necesitas”, comentó.

Tras emplear el software mexicano “se llegaba a generar hasta 6 por ciento más kilovatios por hora y en costo sería más o menos una reducción de 5%, es un cálculo que habría que probar con parques reales”, acotó.

El proyecto de los investigadores del Cimat aparecerá en una publicación especializada. “Todavía no está decidido cuál, hay dos revistas sobre energía muy importantes, estamos decidiendo con los organizadores en cuál sacar el trabajo”, comentó.

Todavía ninguna empresa se ha interesado en el software, pues “no lo hemos llevado a la industria, como prácticamente acaba de ser el concurso… ha sido todo tan rápido y nosotros no estábamos metidos en esta temática”, señaló.

Números importantes

Segura destacó que en la actualidad “es muy importante que la gente esté bien formada, ya no solo es la alfabetización normal, sino en la informática y la matemática, porque forma parte del día a día”.

Además, “surgen problemas como el del concurso, que al final tienen muchas implicaciones sociales, porque si se consigue generar energía de forma más barata todos vamos a beneficiarnos, al final la gente va a pagar menos, por eso es muy importante que se sigan potenciando las matemáticas en México”, opinó.

El experto de origen español lleva dos años y medio en el país. “He estado en bastantes sitios, tengo mi doctorado en la Universidad de la Laguna, en Tenerife, he estado haciendo estancias académicas en Edimburgo… finalmente acabé en el Cimat”, comentó.

“El ambiente que hay es muy bueno. Es verdad que el Departamento de Computación es muy pequeño, somos 15, pero se hace investigación de alto nivel, estoy muy contento de que me hayan elegido para estar entre sus investigadores”, concluyó.