Sociedad Astronómica celebra 25 años viendo las estrellas

El 11 de julio de 1991 sostuvo su primer sesión, donde decidieron fundar la asociación con Joaquín Sánchez Matamoros, "el primer astrónomo de La Laguna".
el El Planetarium es el punto de reunión de las sesiones astronómicas.
el El Planetarium es el punto de reunión de las sesiones astronómicas. (Haide Ambriz Padilla)

Torreón, Coahuila

El 11 de julio de 1991 la Sociedad Astronómica de La Laguna A. C. (SALAC), sostuvo su primer sesión en el Centro Cultural Pablo C. Moreno.

Aquel día este grupo de 15 de entusiastas se reunió con motivo del gran eclipse que que entonces se vivió y fue a partir de esto que decidieron fundar la asociación con Joaquín Sánchez Matamoros, "el primer astrónomo de La Laguna".

"Su principal objetivo era el de compartir con la comunidad todos los conocimiento que ellos tenían y al mismo tiempo, ir incrementando su acervo de conocimientos, así como de telescopios, libros, etcétera", detalló Eduardo Hernández, quien ha sido miembro todo este tiempo de la SALAC y que actualmente dirige el Planetarium Torreón.

A 25 años de su inicio SALAC y Planetarium entrarán a una nueva etapa en la que tendrán talleres especializados para gente que ya sabe de astronomía pero que quiere aprender más y demás sorpresas que se develarán el mes de octubre del año que corre.

A partir de entonces no han cesado de reunirse los martes a las ocho de la noche, no obstante las complicaciones que se han llegado a presentar en el camino. Eso sí, el punto de reunión ha cambiado repetidas veces desde aquel 11 de julio del 91.

"En México hay alrededor de 60 sociedades astronómicas, algunas con mayor o menor antigüedad e intermitencia. Algo interesante es que la SALAC ha tenido actividad 25 años consecutivos, no ha tenido ningún periodo de pausa, entonces es una de las sociedades más constantes y es de la que más actividades ha tenido", reconoció Eduardo Hernández.

Han sido muchas las generaciones de amantes de las estrellas las que han pasado por la asociación, muchos de ellos hasta ha hecho carreras profesionales enfocadas en el ámbito. Su sueño, en aquella época, era tener en algún momento un observatorio. Hoy sobra decir que lo lograron.

Actualmente este lugar que lograron concebir, el Planetarium, es el punto de reunión de las sesiones astronómicas, usa los observatorios e imparte capacitaciones como parte integral del planetario.

La pasión por ver las estrellas, en el caso de Eduardo Hernández, se deriva de una experiencia que vivió en el 86, con el paso del cometa Halley, "y de hecho personas que formaron parte de la sociedad astronómica ya andaban en esas épocas en la laguna de Mayrán mostrando con telescopios a las personas".

Asimismo aseguró que es un amor que se tiene que compartir, "si no no tiene caso". De esta misma forma han nacido sociedades astronómicas como la de la Ciudad de México que tiene 100 años funcionando, y si bien han pasado por crisis y dificultades, siguen hay.

"Esto porque la astronomía es la única ciencia que puede hacerla aficionados. Aficionados han descubierto cometas, supernovas, planetas extrasolares, es una ciencia que permite, si uno se documenta lo suficiente, apoyar a los investigadores", destacó Hernández.

De esta manera en 2006 la SALAC participó en el programa "Deep impact" de la NASA, donde en una misión fue lanzado un impactador sobre el cometa Tempel 1, evento que sólo fue apreciado por dos observatorios en el país: que fue el del Nazas, que en ese entonces era del SALAC, y por la UNAM.

Así como la transmisión de la transición de venus, hace cuatro años, el cual pudo ser visto por más de 60 mil personas.