Presentan la Sinfonía Vapor en Puebla

Se ofreció la Sinfonía Vapor, de Melesio Morales, en la cual intervienen los silbatos de una locomotora y está inspirada en el ferrocarril.

Puebla

Bajo la dirección de Fernando Lozano, y en conjunto con la Banda de Música de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Puebla, a cargo de Abraham Ibáñez, la Orquesta Filarmónica 5 de Mayo presentó, por décima ocasión, el concierto Sinfonía Vapor en las inmediaciones del Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos (MNFM), ubicado en el centro de la ciudad de Puebla.

La orquesta interpretó cuatro piezas ferrocarrileras: Música para charlar, de Silvestre Revueltas, quien la escribió originalmente para musicalizar el documental sobre la construcción del ferrocarril Sonora-Baja California; Tren 503, del polaco Ryszard Siwy, basada en la canción mexicana La Rielera; Las Estaciones: Aguascalientes, San Luis Potosí, Puebla y Veracruz, de Arturo Márquez, compuesta para ser tocada en la primera edición del concierto, y Sinfonía Vapor, de Melesio Morales, en la que participó la locomotora de vapor OdeM2, una de las piezas más importantes del museo.

"Son obras de distintas épocas, pero todas con el ferrocarril como motivo, lo cual nos permitió armar un programa que, bajo la figura de Melesio Morales, le da una gran fuerza a la música sinfónica y al ferrocarril.

Este es un patrimonio cultural muy atractivo pero no totalmente validado, ya que, a diferencia de una zona arqueológica o una gran escultura, la máquina es algo todavía muy cercano a nuestra realidad, por lo que las personas aún no están acostumbradas a verla de esta forma", comentó Teresa Márquez Martínez, directora del MNFM.

Sinfonía Vapor fue escrita por Melesio Morales para ser interpretada el 16 de septiembre de 1869, día en que el presidente Benito Juárez inauguraría en la capital poblana la estación del Ferrocarril Central Mexicano (hoy cede del MNFM); pero, al ser víctimas de un aguacero, el compositor y la orquesta tuvieron que trasladarse al Teatro Guerrero (hoy Teatro de la Ciudad), donde tocaron la pieza sin el silbato de la locomotora, obra con la cual "inició lo que es una tradición de la música sinfónica mexicana", añadió la directiva.

Narciso Nava Martínez, maquinista jubilado y vicepresidente de la Asociación Civil Amigos del MNFM, puntualizó que "Morales incluyó los silbatos de la máquina como música, la locomotora era un integrante más de la orquesta y en la partitura uno le puede encontrar cabida, ya que dejó marcados los compases en los que intervenía la máquina".

No fue sino hasta la celebración del 135 aniversario de la estación ferroviaria, el 22 de octubre de 2004, cuando la pieza volvió a ser interpretada, por la Orquesta Sinfónica Nacional, bajo la batuta de Enrique Arturo Diemecke, en conjunto de una máquina de vapor.

"Usar una locomotora dentro de una sinfonía es una tarea, y en la partitura no dice exactamente cómo integrarla, es por eso que gracias al trabajo que hemos realizado en el museo se llegó a la conclusión de que lo que rige la intervención de la máquina es el propio reglamento vigente para su movimiento. La máquina la mueve un maquinista dirigido por un músico para intervenir puntualmente", explicó Márquez Martínez.

El concierto fue presentado por el Conaculta con la colaboración del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Puebla y Ferrosur-Grupo México.