No puedes basarte en la cuestión de género: Cassity

“En Oklahoma se burlaban de mí porque tocaba el saxofón, así que decidí que iba a ser realmente buena”, dice en entrevista.
“Me harta que la gente piense que solo escucho a mujeres”.
“Me harta que la gente piense que solo escucho a mujeres”. (Especial)

México

Sharel Cassity era objeto de burla en su adolescencia porque tocaba el saxofón. Pero las cosas han cambiado desde entonces: ahora, además de ella, varias mujeres saxofonistas destacan en el ambiente del jazz estadunidense. Seleccionada Estrella en Ascenso del Saxofón Alto por la revista Downbeat por cuatro años consecutivos, Cassity es reconocida por el crítico Eric Fine por sus solos de "cualidad insurgente" y un tono "azul profundo que fluctúa con la melancolía".

Sharel Cassity dice en entrevista telefónica que cuando comenzó a estudiar saxofón "no existían Los Simpsons. ¡Yo comencé a tocar saxofón alto antes de que Lisa Simpson existiera! Tal vez mi generación fue la primera que comenzó a luchar para ser aceptadas, pero ahora hemos llegado a un estado de cosas en que ya no es una cuestión de género. En Oklahoma se burlaban de mí porque tocaba el saxofón, así que decidí que iba a ser realmente buena", comenta con una carcajada.

La saxofonista nacida en Oklahoma se presentará en México con su quinteto como parte del ciclo New York Jazz All Stars 2016. El grupo tocará del 13 al 17 de abril en el Teatro Isauro Martínez de Torreón, el Teatro Vivian Blumenthal de Guadalajara, el Auditorio Metropolitano de Puebla, el Centro Cultural Roberto Cantoral de la Ciudad de México y el Teatro Ocampo de Cuernavaca. La saxofonista impartirá una clase maestra el 16 de abril, antes de su concierto en la Roberto Cantoral, y otra el 18 en el Centro Nacional de las Artes.

Sharel creció en una familia musical y comenzó a estudiar el piano a los seis años. Sin embargo, su mente divagaba cuando veía a alguien tocar el saxofón, así que a los ocho años suplicó tanto a sus padres que aceptaron comprarle uno a los nueve. Comenzó por estudiar el repertorio clásico para saxofón y los 14 años, refiere, "me di cuenta que realmente quería tocar jazz. En esos años mis saxofonistas favoritos eran, sobre todo, Charlie Parker, Cannonball Adderley y Phil Woods".

Para Cassity llegar a Nueva York fue algo muy natural. "Me fui a vivir a Nueva York porque sentí que debía estar ahí, donde están los músicos. Cuando llegas, sabes que debes tocar a cierto nivel para ser respetada, por lo que te toma años de trabajo y estudio lograrlo. Finalmente fui aceptada".

Egresada de la Juilliard School of Music, tiene tres grabaciones bajo su nombre, Just for You (DW Records, 2008), Relentless (Jazz Legacy Productions, 2009) y Manhattan Romance (Venus, Japan, 2014. Ha tocado en las bandas de grandes músicos, como Jimmy Heath, Nicholas Payton, Joe Chambers y Cyrus Chestnut.

La saxofonista asegura que su formación en la tradición ha sido muy importante para crear su propia música. "Puedo tocar desde jazz antiguo hasta moderno, bebop, postbop, lo que sea. Estoy bien anclada en la tradición, para que mi música tenga un fundamento y un significado. La música que escribo es fresca, aunque proviene un poco del postbop de Freddie Hubbard, Joe Henderson, Kenny Garrett y Branford Marsalis".

Para Cassity no hay diferencia en cuanto al sonido de un saxofonista hombre y una saxofonista mujer. "Si algo me harta es que la gente piense que sólo escucho a mujeres que hacen música o que me comparen con otras mujeres".

Se trata solo de música, concluye. "Si piensas en pianistas, hombres o mujeres, te puedes encontrar con hombres que tienen un toque muy ligero y con mujeres que tocan muy pesado. No puedes basar tu juicio en la cuestión de género, pues lo mismo ocurre con quienes tocan el saxofón".