Separan a siamesas que nacieron unidas por la médula espinal

Las dos pequeñas han respondido bien tras el procedimiento quirúrgico; sin embargo, las bebés pueden tener dificultades para caminar, por lo cual deberán ser sometidas a otras tres operaciones.
Especialistas de la institución en la conferencia.
Especialistas de la institución en la conferencia. (Mónica González)

México

Unas siamesas unidas por la médula espinal fueron operadas el 25 de septiembre y se recuperan satisfactoriamente, informó Jaime Nieto, director general en el Hospital Infantil de México, Federico Gómez.

Las bebés, de ocho meses, de nombres Melany Guadalupe y Amairany María, originarias de Guanajuato, fueron intervenidas en dicha institución médica para separarlas médula espinal, ya que compartían el sistema nervioso central así como parte del colon, en la capa más superficial, además de un gran área de piel, detalló el grupo de especialistas en una conferencia de prensa.

Las dos pequeñas han respondido bien tras el procedimiento quirúrgico, aseguraron los médicos de dicho hospital; sin embargo, señalaron que las bebés pueden tener dificultades para caminar, por lo cual deberán ser sometidas a otras tres operaciones más.

"El reto más importante es que tenían la médula unida y nosotros tuvimos que cortarla para separar a las niñas (...) Los padres de las menores fueron quienes decidieron que se operaran, a pesar de que corrieran diversos riesgos", aseguró Nieto.

Las bebés son un par de gemelas unidas pigópagos, es decir, unidas por la médula espinal en forma de "u" y por el sacro.

Lupita y María, como les llama el médico Roberto Dávila Pérez, tuvieron una operación previa tres meses antes de someterse a la intervención para ser independientes, esta con la finalidad de que su piel se extendiera.

La intervención, que se practicó por un amplio grupo de más de 40 especialistas mexicanos —entre los que había cirujanos plásticos, anestesiólogos, neonatólogos, neurofisiológicos y enfermeras—, duró alrededor de 15 horas.

Por último, Nieto Zermeño detalló que este tipo de condición se registra una vez cada 50 mil nacidos vivos, y que no hay una explicación para ello.

"No hay una causa por la que las menores nacieron con dicha malformación. Iban a ser gemelas idénticas y por alguna razón se fusionaron, pero no hay una explicación específica", concluyó.

Este es caso se suma a los más de 25 de recién nacidos siameses que son intervenidos quirúrgicamente en el Hospital Infantil de México, desde hace 35 años, haciendo uso de la más alta tecnología en aparatos médicos.