Separan en Aguascalientes a siameses unidos por la pélvis

Compartían cadera, abdomen, intestinos, vejiga y aparato genital.
El experto Rosendo Sánchez Anaya explicó la complejidad del caso.
El experto Rosendo Sánchez Anaya explicó la complejidad del caso. (Especial)

México

En México en los últimos 60 años se han registrados 15 casos de siameses isquiopagos, una de las malformaciones más atípicas registradas en la medicina, dado a que se encuentran unidos por pelvis inferior, compartiendo cadera, abdomen, intestino delgado y grueso, vejiga y aparato genital. Casos como este se presenta uno entre 500 mil nacidos vivos.

César y Santiago Pérez forman parte de esa minoría. Nacieron hace un año y el personal médico del Hospital Centenario Miguel Hidalgo, de Aguascalientes, logró con éxito la separación de ambos.

Rosendo Sánchez Anaya, director médico de dicho hospital y responsable del equipo que realizó la cirugía, informó que la operación duró nueve horas.

Sin embargo, los pequeños aún requieren de otras cinco intervenciones quirúrgicas para reconstruir los órganos afectados.

Aunque la separación fue exitosa,  solo fue posible reconstruir el ano de uno de ellos. El más pequeño de tamaño deberá vivir con una especie de bolsa, similar a las que utilizan las personas que se someten a diálisis, para poder desechar residuos.

No obstante, Sánchez Anaya puntualizó que los pequeños se encuentran en perfectas condiciones desde que llegaron a Aguascalientes, el pasado mes de junio, provenientes de la comunidad de Calera, Zacatecas.

Una vez que se revisó el caso médico y efectuaron una serie de estudios, se determinó que el hospital tenía la capacidad tanto técnica como humana para efectuar la cirugía.

Se trata, reiteró el especialista, de una cirugía de alta complejidad. Una vez separados, los niños tuvieron que permanecer dos meses hospitalizados.

Los pequeños comienzan una complicada etapa de recuperación en la que los especialistas controlarán de cerca el funcionamiento de todos sus órganos y el surgimiento de eventuales infecciones, que podrían aparecer a partir del quinto día tras la operación.

Los niños tienen actualmente un año tres meses. Se encuentran también en tratamiento ortopédico para lograr juntar sus piernas y que comiencen a caminar.

Aunque deben extremarse los cuidados hacia estos menores, sus condiciones neurológicas y motoras son buenas, por lo que tendrán un desarrollo normal.

La familia carecía de los recursos, por lo que los más de 180 mil pesos invertidos en la cirugía fueron cubiertos por el Seguro Popular. El resto de la recuperación también será cubierto por este sistema de protección.

El director médico del Hospital Centenario Miguel Hidalgo destacó que esta institución cuenta con 200 camas y anualmente brinda 90 mil consultas, realiza ocho mil cirugías y efectúa entre 15 y 20 mil egresos hospitalarios.