Sensorama: teatro sin ojos

Del 12 al 22 de mayo se desarrollará el primer Festival Internacional de Teatro Sensorial por la Inclusión. En él participan dos compañías mexicanas, una argentina y una española.
Teatro sensorial
(Sensorama)

México

Hay algo desalentador en depender de los ojos para experimentar el mundo. Aunque la convivencia con la realidad consiste en una labor colectiva de los sentidos, la mirada tiende a monopolizar los estímulos que procesa el cerebro: funciona como una aduana que los clasifica y les otorga un orden lógico. 

Explorar las virtudes que poseen los otros sentidos produce asombro, pero también incertidumbre. Rival de lo complejo, el humano intuye que prescindir de la mirada podría significar un desafío a su propia fortuna.

Hace 20 años, Demian Lerma y Héctor Manuel Fernández se propusieron explorar un concepto teatral tan innovador como fascinante. Querían invitar al público a reconsiderar las capacidades subestimadas de la percepción: no a ver el teatro, sino a sentirlo. Con esa idea provocadora crearon Sensorama, una compañía de teatro independiente que, con los años, ha consolidado un lenguaje propio a partir de su propia experimentación con los recursos escénicos.

Demian Lerma —Director Artístico de Sensorama— cuenta que, tras estudiar las expresiones emergentes de teatro sensorial en el mundo, ha rastreado dos orígenes de este género: México y Colombia. A partir de esas dos naciones, este lenguaje emigró a Barcelona, donde surgió la compañía Teatro de los sentidos y posteriormente se crearon numerosas compañías escénicas dedicadas a esta labor.

“El origen del teatro sensorial es completamente latinoamericano. Particularmente, una de las dos génesis ocurrió en México con Sensorama y todo el trabajo que ha hecho. Eso es algo que hay que resaltar”, explica Demian en entrevista con MILENIO.

El trabajo de Sensorama ha llegado a un sitio climático este 2016. Entre el 12 y el 22 de mayo, se llevará a cabo el primer Festival Internacional de Teatro Sensorial por la Inclusión. En él participan cuatro compañías: Teatro Ciego (Argentina), Teatro en el Aire (España), Seña y Verbo: Teatro de SordosSensorama (México).

“Éste será el primer festival de teatro sensorial en el mundo”, asegura Demian. Innovadores incansables, los integrantes de Sensorama buscan crear una red de compañías y personas interesadas en la creación de esta propuesta escénica. “Con los años nos ha surgido la necesidad de posicionar a Sensorama y a la Ciudad de México como líderes en la creación de teatro sensorial”.

Poco a poco, los creadores se han interesado en esta forma de la expresión. Pero la meta es alcanzar a un público aún más amplio. Por esa razón, además de las obras, el festival ofrecerá distintos talleres de formación que pretenden dar herramientas a los artistas que están mostrando interés en las manifestaciones de este arte. “Tendremos mesas de discusión acerca de las poéticas sensoriales, sobre los puentes entre el arte y los procesos de inclusión para fortalecer este lenguaje. Queremos que México sea un referente en la creación de este teatro, con Sensorama encabezando el proceso, pero con muchas compañías gestándose alrededor”, agrega.

En Sensorama han acuñado un concepto que define la experiencia que desean transmitir. “El silencio visual, cuenta Demian, puede incluir cerrar los ojos, ponerte unos gogles, usar una venda. Lo que nos interesa de este concepto es lo que ocurre perceptualmente. Vivimos en una cultura eminentemente visual —casi el 80 por ciento de la información que recibimos a diario es a través de la imagen—. Cognitivamente hablando, el cerebro está programado para percibir la realidad desde esta acentuación visual”.

“Al entrar a un espectáculo donde se cierra el 90 por ciento de esa percepción visual, el cerebro no para de recrear la realidad a través de la información que le llega de los otros sentidos”. Demian Lerma asegura que este cambio en la percepción genera conexiones nuevas asociaciones neuronales que le permiten al espectador crearse una realidad radicalmente distinta.

¿Qué habrá en el festival?

Cada una de las propuestas ofrece contenidos heterogéneos. Teatro en el Aire, por ejemplo,  es una compañía que reside en Madrid. Su directora, Lidia Rodríguez, fue integrante de la compañía Teatro de los sentidos —que emigró de Colombia y maduró en Europa—. Con una propuesta íntima, Teatro en el Aire —que se presentará en la Sala X del Centro Cultural España— busca dirigirse a un público reducido: a cada función entran sólo 20 personas.

Originaria de Argentina, la compañía Teatro ciego se caracteriza por trabajar en la oscuridad total. Algunos integrantes son invidentes; “[esta compañía] trabaja líneas de comunicación distintas a lo habitual. Lo que buscamos es que las propuestas aporten diferentes formas de abordar la poética sensorial”.

El primer Festival Internacional de Teatro Sensorial por la Inclusión se llevará a cabo en cinco sedes:

Centro Cultural del Bosque

Paseo de la Reforma y Campo Marte s/n, Paseo de la Reforma.

Centro Cultural España

República de Guatemala 18, col. Centro.

Faro de Oriente 

Calle Ignacio Zaragoza s/n, Iztapalapa, fuentes de Zaragoza.

Museo Universitario del Chopo

Dr. Enrique González Martínez 10, col. Santa María La Ribera

Sensorama

San Luis Potosí 199, primer piso, col Roma.