La Semarnat intentará salvar la vaquita marina

Sagarpa anuncia veda para pesca de camarón y escama con redes.
Suspenderan cada año la captura de especies asociadas con enmalle, cimbras o palangres.
Suspenderan cada año la captura de especies asociadas con enmalle, cimbras o palangres. (Especial)

México

Para revertir la extinción inminente de la vaquita marina en 2018 —especie endémica de la que solo existen 97 ejemplares— la Sagarpa presentó una propuesta de acuerdo para suspender la pesca de camarón y escama con redes de enmalle, cimbras o palangres, en el norte del Golfo de California, durante el periodo del 1 de febrero al 30 de abril de cada año.

En la propuesta presentada ante la Comisión Federal de Mejora Regulatoria, la Semarnat y la Conapesca estimaron que conforme al valor de la producción pesquera, la medida generaria una pérdida económica cercana a los 425 millones de pesos más 28 millones para la cadena productiva que se beneficia de los efectos de la pesca.

 De tal forma, la Secretaría de Agricultura, a través de la Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura prevé una compensación de 540 millones, 699 mil 880 pesos para los 800 pescadores permisionarios o concesionarios, de las comunidades de Santa Clara, Sonora y San Felipe, Baja California, que se verían afectados con dicha medida.

 “En dado caso que no se hiciera nada, los impactos económicos sería mayores por algún posible embargo a las pesquerías de todo el Golfo de California e inclusive a las pesquerías nacionales”, se advierte en la propuesta de Acuerdo, con lo que el gobierno mexicano atiende las recomendaciones realizadas por parte del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita Marina (CIRVA), para implementar regulaciones de emergencia a fin de salvar de la extinción a esta especie.

Según el documento, los más de 540 millones de pesos serán destinados a involucrar al sector impactado en labores comunes de inspección y vigilancia. Para ello, se elaborará un Programa de vigilancia comunitaria, con 35 salidas al año por embarcación, considerando 806 embarcaciones con un costo de mil pesos por salida.

Su extinción, en 2018

De acuerdo con los datos más recientes del CIRVA, la población de este cetáceo está disminuyendo a una tasa del 18.5 por ciento anual, por lo que se estima que actualmente son 97 vaquitas, de las cuales menos de 25 podrían ser hembras sexualmente maduras.

 De tal manera, el comité advierte que la vaquita se extinguirá, posiblemente en el año 2018, si la captura incidental en redes de pesca no es eliminada inmediatamente, por lo que recomienda “firmemente que el gobierno de México promulgue regulaciones de emergencia estableciendo una zona de exclusión de redes agalleras. Cubriendo totalmente el área de distribución de la vaquita, no solamente el refugio ya existente”.

 En 1997, organizaciones de la sociedad civil, indicaban una población de sólo 570 vaquitas; pero 10 años después, en 2007 la población estimada fue de tan solo 245 ejemplares.

 En 2012, el CIRVA calculó una población restante de 200 vaquitas. Desde entonces, se ha considerado que alrededor de la mitad han muerto en redes agalleras, dejando menos de 100 individuos en la actualidad, por lo que la vaquita se encuentra en peligro de extinción inminente.