La Ssa analiza si 33 casos de Guillain-Barré son por zika

Oficialmente solo han confirmado cinco afectados con el mal por ese virus, pero mantienen en vigilancia a los pacientes, aunque fueron dados de alta.
Guillermo Ruiz Palacios y Santos, coordinador general de los institutos nacionales de Salud Pública.
Guillermo Ruiz Palacios y Santos, coordinador general de los institutos nacionales de Salud Pública. (Nelly Salas)

México

En México la Secretaría de Salud (Ssa) investiga 33 casos clínicos que pueden haber desarrollado el síndrome de Guillain-Barré después de infectarse con el virus del zika, informó Guillermo Ruiz Palacios y Santos, coordinador general de los institutos nacionales de Salud Pública.

El especialista también explicó a MILENIO que en México se confirmó el primer caso de una embarazada que, sin salir de la Ciudad de México, fue contagiada con el virus por vía sexual.

“Es un caso particular, efectivamente, fue una persona que vive en la Ciudad de México, que no había viajado a las zonas donde existe zika en México, pero que su pareja era de Colombia, la viene a visitar y ella  tuvo un cuadro de zika. Lo diagnosticamos en uno de nuestros institutos”, detalló.

Red de investigación

Sobre los casos de Guillain-Barré asociados con zika, Ruiz Palacios y Santos precisó que gracias a la Red Mexicana para la Investigación Clínica para Enfermedades Emergentes, que cuenta con la colaboración de los Institutos Nacionales de Salud en Estados Unidos, es que se detectó en Tapachula estos 32 casos sospechosos y uno más con características similares en Guerrero.

Los casos identificados llegaron al Hospital Regional de Alta Especialidad de Tapachula, donde se instaló un laboratorio de vigilancia epidemiológica debido a que en Chiapas se inició el brote de zika. Cuenta con expertos de Ssa, Issste e IMSS que trabajan de manera coordinada con los laboratorios de virología en el Instituto Nacional de Nutrición.

Las personas identificadas “son adultos jóvenes. La distribución por edades es similar y por género es de 52 por ciento hombres y 48 por ciento mujeres”, detalló.

El funcionario detalló que en Tapachula se prendió la alerta de asociación de Guillain-Barré con zika debido a que en Tapachula, en este año, se elevó cinco veces el número de afectados por ese síndrome —pasó de uno por 100 mil a cinco por 100 mil habitantes—, que es una enfermedad autoinmune que ataca las cubiertas de los nervios, causando en la mayoría de los casos parálisis flácida.

Cuando los pacientes llegaron al hospital fueron clasificados como “graves porque requirieron hospitalización”, en particular, siete fueron intubados en lo que recuperaban su función nerviosa.

“No sabemos todavía cuál es la tasa de mortalidad asociada, pero sí hemos tenido un caso que ha fallecido a consecuencia de Guillain-Barré. No recuerdo cuando falleció, el brote inició a finales de noviembre (de 2015) y se extendió hasta abril”, comentó.

Por lo regular este síndrome presenta baja letalidad, pero cuando afecta la porciones altas de los nervios que se encargan de la función pulmonar la gente fallece “por complicaciones, no pueden respirar, se favorece el desarrollo de neumonías e infecciones secundarias”, comentó.

Pacientes controlados

Los pacientes detectados, abundó, ya se encuentran en su casa y se mantiene una vigilancia cercana por las secuelas que puede causar éste síndrome, como “debilidad muscular en los miembros y dificultad para caminar, pero con fisioterapia y con el tiempo, una vez que se vuelve a formar toda la mielina de los nervios, se llegan a recuperar”, resaltó el experto.

Los estudios realizados reportan diferencias clínicas entre quienes desarrollan Guillain-Barré por factores como infecciones bacterianas y los que tienen la enfermedad por el virus del zika.

“Es más frecuente en hombres, el tiempo de recuperación es más lento, afecta más los nervios de las partes superiores, los ojos y no les permite caminar por mucho tiempo”, aclaró tras referir que el síndrome es reversible si se detecta a tiempo, mediante una transferencia de la sangre para eliminar los anticuerpos que lesionan el sistema nervioso, procedimiento que cuesta de 30 mil a 50 mil pesos.

Ruiz Palacios y Santos también rechazó que México esté ocultando información sobre la situación del zika luego de que en días pasados la OMS difundiera cinco casos confirmados con Guillain-Barré en el país. “Todo está en la página de enfermedades transmitidas por vector”, concluyó.