Y + Santiago a mil

Es claro que hay un énfasis en la producción nacional y procuran realizar coproducciones con otros festivales y entidades internacionales.
"Millonarios", obra polémica sobre los mapuches.
"Millonarios", obra polémica sobre los mapuches. (Especial)

México

He visitado ya bastantes festivales internacionales realizados en diversos países, y no hay duda de que no hay dos que se puedan cortar con la misma tijera, aunque guarden semejanzas o parentescos. El caso del Festival Santiago a Mil (Fitam), que es dirigido por Carmen Romero, es también muy particular. Procede con un afán importante de divulgación del teatro latinoamericano no solo hacia los países de mismo código lingüístico sino que también busca que países de otras lenguas se interesen en él. Y esto resulta eficaz a través de la semana de programadores que en la edición que recién concluye reunió a más de una centena de programadores y promotores del mundo. Con ello aseguran que el Fitam sea visto como una ventana codiciada por grupos artísticos chilenos e hispanoparlantes. Es claro que hay un énfasis en la producción nacional y procuran realizar coproducciones con otros festivales y entidades internacionales. El esquema no está mal. Importante, pues, el trabajo de Fitam en el concierto internacional de festivales.

Millonarios es una puesta que generó no poca polémica entre los invitados y público. El ya rancio conflicto entre la etnia mapuche y el gobierno chileno es puesto sobre las tablas con brutalidad implacable. El desenmascaramiento de una clase alta que en la esfera pública se llena la boca del discurso políticamente correcto de la inclusión de los mapuches en la vida chilena, mientras en lo privado se les denosta, es el objeto de la pieza escrita y dirigida por Alexis Moreno. Un grupo de abogados se reúne para la defensa de un mapuche acusado de asesinar a una familia de agricultores. Tienen que lograr un fallo exculpatorio sin importarles si realmente es o no inocente (aunque toda la evidencia apunta a esto último). El devenir de la acción nos empuja no solo a la puesta en evidencia del doble discurso de las clases burguesa y alta respecto a las etnias de nuestros países sino que expone lo soez que puede ser la oligarquía.

Ex: que revienten los actores, escrita y dirigida por Gabriel Calderón, es una obra de la agrupación Complot, uno de los colectivos más importantes del Uruguay. En nuestros días, una joven logra que su novio construya una máquina del tiempo para traer del pasado a su abuelo, a su padre y a su madre muertos. La potencia de este trabajo reside en un trabajo impecable de los actores y del director-dramaturgo que juegan partiendo de un realismo aparente hasta desbordar en esta loca ficción que termina por ser sobre la indecibilidad de la historia de la dictadura uruguaya. Esperemos tener a ambos grupos pronto en México.