Sandra del Pilar reivindica la migración y la libertad

La creadora mexicana, integrante de "La poesía vista por el arte", participa en una exposición colectiva y presenta otra individual.
"Anderwelt" (Otro mundo) es el título de su exhibición personal.
"Anderwelt" (Otro mundo) es el título de su exhibición personal. (Especial)

México

La artista plástica mexicana Sandra del Pilar (1973) presenta en Alemania dos exposiciones: la primera es Grandweg 32a, que inició ayer en Soest, como parte del colectivo Pusch Ab!, cuya temática se centra en el artista migrante y las huellas físicas que plasma por donde viaja; la segunda, Anderwelt (Otro mundo), muestra individual que explora el concepto de libertad en sus diferentes dimensiones y facetas, será abierta en Rheine el 5 de julio.

En entrevista con MILENIO, Del Pilar explicó que con Grandweg 23a el colectivo Pusch Ab!, integrado por cinco mujeres, reinterpreta espacios con una carga histórica muy fuerte, generalmente negativa, para convertirlos en espacios de recuerdo cultural.

Para lograrlo utilizan un tema diferente, en este caso el artista como migrante, ya que durante sus viajes este adquiere conocimientos, pero también deja huellas físicas en forma de obras de arte. Asimismo, el grupo busca reivindicar a los migrantes, a quienes, considera, se les da una connotación negativa.

“Todo mundo está huyendo de las guerras, está buscando otro lugar para tener una vida mejor, lo que es visto como algo problemático. Pero en el caso del arte es todo lo contrario: los artistas siempre han viajado muchísimo y han dejado huellas culturales positivas. Nosotras tratamos de darle a ese problema político una visión más positiva convirtiéndola en un fenómeno cultural”.

También pretenden crear una fuerza sanadora en dicho espacio, ya que posee una fuerte carga negativa debido a la tragedia ocurrida a sus primeros habitantes: una familia judía asesinada en 1942 por los nazis. Así, “el arte es capaz de neutralizar esta negatividad y convertir la casa en un espacio de memoria sanado”.

Del Pilar —quien formó parte del proyecto La poesía vista por el arte, de MILENIO— participa con la obra Lo que queda al final, instalación surgida de una fotografía del compromiso matrimonial de la hija de la pareja judía asesinada, quien fue la única sobreviviente. Representa a quienes aparecen en dicha imagen a manera de “sombras corpóreas” interactuando con quienes habitaron la casa posteriormente, como el artista veneciano Paolo Martinuzzi.

“Los reúno a todos en un mismo lugar y, mediante las sombras, les doy una forma física. Es como el formato al que nuestra memoria convierte a todas nuestras experiencias para compatibilizarlas, y creo un punto de encuentro temporal”.

Las caras de la libertad

La exposición Anderwelt está integrada por 65 dibujos y cuadros de pequeño y gran formato, cuyo tema principal es el concepto de libertad, “una palabra exclusivamente positiva que, cuando la analizas detenidamente, descubres su gran complejidad, sobre todo en las sociedades occidentales y dizque democráticas que la utilizan para todo”, según expresa la creadora mexicana.

La muestra aborda la libertad desde su ausencia, para la cual entrevistó a cinco jóvenes presos en la cárcel de Siegburg, “donde tres jóvenes torturaron hasta el suicidio a un cuarto”, y también desde su exceso, representado con los retratos de jóvenes estudiantes acomodados económicamente temerosos de su sobrecarga de libertad.

“Pensé que me iba a encontrar con una visión más positiva de la vida con los mejor posicionados, pero todos me dijeron que con tanta libertad en realidad no sabían ni cómo vivir y que no saben cómo tomar sus decisiones”, dice a MILENIO.

Asimismo, la artista nacida en el Distrito Federal explora la libertad de juicio y opinión al mezclar retratos de presos y estudiantes para confrontar al espectador con sus propios prejuicios. También se manifiesta contra la manipulación psicológica: en un performance escribirá sobre los cuadros “’verdades’ populares que se repiten hasta que creemos que son nuestras propias convicciones”.