Artistas y autoridades organizan edición 2015 del Salón de Octubre

A la primer reunión que se realizó asistieron los pintores Pablo H. Cobián, Carlos Cortés, Dan Montellano y Marita Terríquez. Estuvieron representantes del patronato y de SC.
Según Terríquez se llegó al acuerdo de que la SC tuviera más peso en decisiones del Salón de Octubre
Según Terríquez se llegó al acuerdo de que la SC tuviera más peso en decisiones del Salón de Octubre (Enrique Vázquez)

Guadalajara

Luego de la anulación simbólica del Salón de Octubre 2014, realizada por artistas, integrantes del comité organizador y algunos pintores se reunieron el martes para reorientar la organización de la edición 2015 de este certamen.

Entre los participantes a esta reunión por la parte institucional estuvieron Lorena Patricia Hurtado Leal, secretaria técnica del Patronato de las Fiestas de Octubre y Mónica Ashida, coordinadora de Artes Visuales de la Secretaría de Cultura de Jalisco (SC), mientras que del lado de los pintores asistieron Pablo H. Cobián, Carlos Cortés, Dan Montellano y Marita Terríquez. El propósito, según Terríquez, fue determinar nuevas medidas, tanto para la estructura del certamen como para la presentación de los cuadros.

Durante la charla se ratificó que el gesto de haber retirado la obra era  “algo necesario para obligar al diálogo a las instituciones que promueven el evento”, según informó Terríquez, quien subraya que a pesar de haberlo solicitado, es hora de que los integrantes del jurado no han dado una explicación de su determinación de declararlo desierto.

“Hubo muchos puntos que se debatieron sin llegar a un acuerdo como abrir el concurso a jóvenes creadores y a cualquier interesado y se planteó un aumento del monto que es de sesenta mil pesos, destinado al concurso, aunque sin conseguirlo”, explica la artista y añade que el diálogo tocó otros puntos como “aclarar la convocatoria y hacerla más ágil, cuidar las obras para que no se dañen, como ha sucedido con muchas piezas recientemente; aumentar los espacios de exposición para convertir el salón catapulta para las nuevas generaciones y se muestre obra de verdadera calidad. De acuerdo con Pablo Cobián, esto obligaría a los artistas a “tener un mayor compromiso y no sólo buscar que crezca el premio económico, ya que existen otras necesidades, como las de crecer como comunidad artística con claridad y honestidad”, subraya el pintor.

Entre las nuevas determinaciones hubo algunas que se referían a aspectos más formales como hacer un proceso de preselección digital para agilizar los trámites, quitar el marco obligatorio, ya que no todas las obras lo  necesitan, acompañar los cuadros de un texto que facilite la comprensión del mismo y otros más importantes como la obligación del jurado de redactar un acta para clarificar los criterios por los que seleccionan una obra como ganadora.

Según Terríquez se llegó al acuerdo de que la SC tuviera más peso en estas decisiones, ya que la exposición se hace en instalaciones de dicho organismo y no del patronato. “El propósito de estas medidas es que el Salón de Octubre pueda alcanzar prestigio y un mayor interés de la comunidad y de los pintores”, destaca la pintora.