El Salón de la Plástica Mexicana ofrece "Imágenes guadalupanas"

Reúne doce piezas en las que el ícono religioso es recreado.
Dos pinturas que permanecerán exhibidas hasta el 15 de enero.
Dos pinturas que permanecerán exhibidas hasta el 15 de enero. (Especial)

México

El culto a la Virgen de Guadalupe, que el pueblo mexicano ha profesado durante siglos, ha sido generador de una considerable producción plástica que abarca no solo distintas épocas, sino muy diversos materiales, variados contenidos y distintas intencionalidades.

En este contexto y en el marco de un aniversario más de la Guadalupana, los artistas miembros del Salón de la Plástica Mexicana (SPM) realizan la exposición Imágenes guadalupanas, que fue inaugurada ayer.

Cecilia Santacruz, directora del SPM, señala que el ícono guadalupano es un símbolo muy recurrente en nuestra cultura desde la época de la Conquista: "Es una imagen muy hermosa, que cada uno de los artistas ha interpretado a través del tiempo, y eso lo podemos ver a través de la historia del arte".

En este caso, en Imágenes guadalupanas los artistas realizan su interpretación, a veces muy irónica, ya que cada uno de los creadores ubica a la Virgen en la vida cotidiana de los individuos, pero siempre con amor y con gran respeto.

Para dicha muestra el SPM convocó a sus artistas miembros a participar en este proyecto, y fueron diez creadores los que decidieron presentar su obra bajo esta temática.

Entre los creadores interesados en plasmar en su obra el significado de la Guadalupana para los mexicanos se encuentran Federico Cantú, Hermenegildo Sosa, José Monjaraz, Myriam de la Riva, Luz María Solloa y Celso Zubire.

La muestra, conformada por 12 piezas entre pintura, escultura, grabado, collage, fotografía y técnicas mixtas, da cuenta del fervor, pero también del interés de los pintores por abordar este símbolo de los mexicanos.

La directora del SPM destaca que la imagen de la Guadalupana ha sido muy importante en la historia de México; recuerda incluso que con las Leyes de Reforma, la Villa de Guadalupe fue el único recinto religioso de los bienes del clero que no fue expropiado. Durante la Reforma se respetó ese patrimonio del pueblo mexicano, porque la Virgen es y ha sido un ícono de la identidad nacional.

"El mexicano siempre ha tenido un vínculo muy cercano con esta imagen porque representa también la dualidad de la Madre Tierra, dadora de vida de los mexicas representada por la Coatlicue, y los artistas utilizan este sincretismo", agrega.

Es el caso de Guillermo Téllez, quien presenta una estampa pero producida en madera y barro, en la que también alude a la Santa Muerte: a esa imagen para mostrarla como la Virgen Muerte.

Además, en esta muestra se presenta un estandarte de Hidalgo, que también fue un símbolo de lucha, de independencia.

Por su parte, la artista Áurea Aguilar asegura que el tema de la Guadalupana es muy interesante cultural y religiosamente: "Como diría Octavio Paz, premio Nobel de Literatura 1990: 'Cuando desaparecieron a la Coatlicue fue cuando el pueblo mexicano se quedó sin madre'".

Fue en el momento de la Conquista religiosa cuando el pueblo de México tuvo que adoptar a la Guadalupana, esa imagen de gran importancia cultural, y que es un ícono muy poderoso que ha trascendido generaciones.

"Es una imagen muy agradable, muy acogedora por el simbolismo que tiene: el universo y las estrellas, el sol y la luna, elementos que estaban muy apegados a la cosmovisión mexica. Esta cultura prehispánica tenía una visión científica y natural, por lo que los españoles fueron muy hábiles al retomar esa concepción. Por eso tuvo un éxito rotundo, vigente hasta la fecha", añade Aguilar.

La exposición Imágenes guadalupanas estará abierta hasta el 15 de enero, de lunes a sábado de 10:00 a 18:00 horas, y los domingos de 10:00 a 15:00 horas, en el SPM, Colima número 196, colonia Roma. La entrada es libre.