Sacerdote se declara gay y lo expulsan del Vaticano

Difunden un video en el que el Papa manifiesta su apoyo a un religioso acusado de encubrir casos de pederastia en Chile; no hay pruebas, dice.
El teólogo Krzysztof Charamsa junto a su pareja.
El teólogo Krzysztof Charamsa junto a su pareja. (Alessandra Tarantino/AP)

Ciudad del Vaticano

El Vaticano expulsará de la curia a un sacerdote que confesó ser homosexual, mientras que miembros de colectivos católicos gays se reúnen en Roma para pedir mayor inclusión en el Sínodo para la Familia que comienza hoy. A la polémica se suma un video en el que aparece el Papa defendiendo a un obispo chileno acusado de encubrir un caso de pederastia.

El sacerdote polaco y teólogo Krzysztof Charamsa fue quien sacudió al Vaticano al hacer públicas sus declaraciones en una entrevista publicada en el diario Il Corriere della Sera, en la que además reveló que tiene pareja y que no teme las consecuencias de sus palabras.

El hombre que provocó todo ese revuelo apareció luego ante la prensa en un restaurante de Roma, con una actitud serena. "Salgo del armario y estoy feliz", declaró Charamsa, sonriente, junto a su pareja.

"Pido perdón por todos esos años en los que sufrí en silencio ante la paranoia, la homofobia, el odio y el rechazo a los homosexuales, que viví en el seno de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que es el corazón de la homofobia en la Iglesia", afirmó.

El teólogo vive desde hace 17 años en Roma y era hasta ayer secretario adjunto de la Comisión Teológica Internacional, adscrita a la Congregación para la Doctrina de la Fe, además de dar clases de teología en la Pontificia Universidad Gregoriana.

Tras el escándalo suscitado y al conocer la reacción de la Santa Sede, Charamsa ofreció una rueda de prensa en la que dedico su actuación a "muchísimos y fantásticos sacerdotes gays que no tienen la fuerza de cumplir un gesto de liberación" como el suyo. "Me gustaría que fueran felices porque son óptimos sacerdotes que se han liberado de la homofobia interior, son óptimos ministros de Dios para los hombres de este mundo", dijo.

Según la agencia de noticias DPA, este es un caso histórico ya que es el primer teólogo activo en el Vaticano que se declara homosexual.

La reacción fue contundente. El portavoz vaticano, Federico Lombardi, dijo que el sacerdote fue removido de su cargo.

Su declaración fue calificada de "muy grave e irresponsable", al producirse la víspera del comienzo del Sínodo Ordinario para la Familia, en el que obispos de todo el mundo debatirán hasta el 25 de octubre temas como el trato a los homosexuales o divorciados.

"Cabe señalar que —a pesar del respeto que merecen los hechos y circunstancias personales y las reflexiones— la elección de hacer una declaración tan impactante un día antes de la apertura del sínodo es muy grave e irresponsable, porque intenta someter la asamblea sinodal (de los obispos) a una presión mediática injustificada", lamentó Lombardi.

Mientras tanto, Roma acoge una conferencia que reúne a católicos homosexuales de 31 países y que tiene por objetivo promover el diálogo con la Iglesia.

En el acto intervino el obispo mexicano de Saltillo, José Raúl Vera, quien reclamó a la Iglesia un "cambio en el lenguaje" que se dirige al colectivo LGBT.

"Hay un lenguaje que la Iglesia tiene que corregir cuando trata el tema, que lleva a la gente a definir a un homosexual como una persona pecadora, degenerada y promiscua. Creo que tenemos que moderarlo", Señaló.´

Además el obispo mexicano expresó su apoyo al teólogo Krzyszof Charamsa y dijo que este caso "favoreció" el diálogo entre la Iglesia y los homosexuales con su "salida del clóset", antes de sostener que solo pudo haber hecho daño a aquellos que tienen "fobias en la cabeza".

LA OTRA BOMBA

El papa Francisco hizo una firme defensa del obispo chileno Juan Barros, quien es acusado por víctimas de abusos sexuales de haber encubierto actos de pedofilia, según un video difundido por el canal chileno TV Megavisión.

Según la televisora, en el video Francisco responde en el Vaticano a fieles que le solicitaron en mayo que enviara un mensaje a los feligreses de la ciudad de Osorno, preocupados por la llegada del cuestionado obispo.

"La Iglesia perdió la libertad dejándose llenar la cabeza por políticos juzgando un obispo sin ninguna prueba después de 20 años de ser obispo (...) Piensen con la cabeza y no se dejen llevar de las narices por todos los zurdos (izquierdistas), que son los que armaron esto", les dijo el pontífice.

Juan Barros, quien fue designado obispo de Osorno en enero, es acusado por víctimas de abusos sexuales de los años 80 de haber observado los abusos que cometía el cura Fernando Karadima, recluido de por vida por orden del Vaticano.

"Yo soy el primero en juzgar y castigar a alguien que tiene acusaciones de este tipo, pero en este caso (no hay) ninguna prueba, al contrario, de corazón se los digo", aseguró Francisco, tras recomendarles a los fieles que "no se dejen llevar de los que buscan líos" y con ello dicen calumnias.

Juan Carlos Cruz, víctima de abusos sexuales cometidos por Karadima, calificó de "brutales" las declaraciones: "El papa se ha desenmascarado (...) Insultar de esa forma es muy doloroso para la gente de Osorno, cuando él quería, además, mostrar la imagen de un Papa bondadoso".