El ruido, una forma de contaminación subestimada

El Día Internacional de Sensibilización sobre el Ruido se realiza anualmente el último miércoles de abril para promover el cuidado del ambiente acústico
El Día Mundial del Ruido pide controlar el sonido, sobre todo a los jóvenes. (EFE)
El Día Mundial del Ruido pide controlar el sonido, sobre todo a los jóvenes. (EFE)

México

La contaminación tiene numerosas formas de manifestarse, sin embargo no todas son atendidas con el mismo interés. En las metrópolis, por ejemplo, la desmesurada concentración de habitantes, la sobrepoblación de vehículos motorizados y el desarrollo industrial son, entre otros, los principales factores que generan una forma de contaminación subestimada: el ruido.

Para difundir los riesgos que supone la contaminación acústica y promover soluciones al respecto, desde hace 20 años se celebra anualmente el Día Internacional de Sensibilización sobre el Ruido, el último miércoles de abril. La iniciativa surgió en Nueva York en 1996. En abril de aquel año, un grupo de personas con problemas auditivos se propuso alertar a los ciudadanos sobre las consecuencias que puede suscitar el desinterés hacia la higiene auditiva.

Los efectos nocivos del ruido no son tan evidentes como ocurre con la polución del aire o del agua. Sin embargo, las secuelas de la contaminación acústica son acumulativas: entre otras cosas, están relacionadas con los trastornos del sueño, estrés, interferencias con el aprendizaje y, por supuesto, con la disminución paulatina e irreversible de la capacidad auditiva.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que 1100 millones de jóvenes de todo el mundo podrían estar en riesgo de sufrir pérdida de audición debido a prácticas auditivas perjudiciales. La cifra es preocupante en un contexto que ha normalizado la convivencia con el ruido.

Para fortalecer la sensibilización al problema del ruido, se ha propuesto, de manera simbólica, guardar un minuto de silencio entre las 14:15 y las 14:16 horas de este 27 de abril.