“De la danza nadie se puede hacer millonario”

El coreógrafo mexicano Ruby Gámez, aseguró que únicamente teniendo los recursos para conformar una compañía de grandes dimensiones se pueden obtener ciertos beneficios.
Ruby Gámez, un referente de la danza en La Laguna.
Ruby Gámez, un referente de la danza en La Laguna. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Para quienes se expresan mediante el movimiento del cuerpo a través de una propuesta artística, la danza representa el medio para trasmitir sus ideales, pero para el coreógrafo Ruby Gámez, la disciplina no es una actividad bien remunerada.

Por lo que quien quiera vivir de ella, tendrá que buscar otra forma de poder tener un sustento económico, señaló el bailarín originario de Monterrey y quien trabaja en la Academia de la Danza Mexicana.

Aseguró que únicamente teniendo los recursos para conformar una compañía de grandes dimensiones se pueden obtener ciertos beneficios.

"No está en mis planes ser el mejor, simplemente es hacer lo que creo necesario como artista o como parte de esta sociedad".

Con 30 años de trayectoria, recuerda que en un principio, la danza fue circunstancial, ya que aunque estaba en la preparatoria y luego en la carrera de Comunicación, la danza siempre fue una actividad por gusto.

De allí se fue dando como un navegar en un río que es la danza y que no ha tenido aún fin.

"Nunca estuvo en mis planes ser maestro, coreógrafo o el mejor bailarín. No está en mis planes ser el mejor, simplemente es hacer lo que creo necesario como artista o como parte de esta sociedad, porque el arte no sólo es canalizar tu energía sino también se tiene una responsabilidad con tu tiempo, con tu entorno y con la historia", dijo.

Hay muchos artistas que viven de la idea utópica de realizar una actividad sólo porque les gusta, pero está la realidad de tener que vivir de algo. ¿Se vive de la danza?

"Es complicado porque la danza es de las artes más efímeras, a diferencias de las artes plásticas, cuyas obras se pueden comercializar y la danza no, sólo es de un momento.

Se puede vivir pero si tu ideal es ser millonario, obviamente estás errado, tienes que estar consciente de lo que se está haciendo, el precio es el goce de hacerlo, de ayudar a la sociedad.

No es una carrera que dé muchos frutos económicos, da frutos espirituales pero el precio es muy alto para poder bailar”.

En México comentó Ruby Gámez hay tabuladores impuestos por el INBA para pagar a bailarines, pero es relativo.

“Para hacer de la danza una actividad empresarial se requiere crear compañías que cuenten con una infraestructura adecuada, pero se tendría que mantener un punto de equilibrio como el bailarín para no perder la esencia de su creatividad por atender la formalización de su actividad como empresa”, expuso.