Rojas sintetiza la historia de la revolución cubana

El historiador recorre los hechos clave de uno de los sucesos políticos más relevantes de la segunda mitad del siglo XX.
Algunos de los líderes de la gesta histórica.
Algunos de los líderes de la gesta histórica. (Especial)

México

En un momento en que los cambios en Cuba parecen comenzar a desperezarse lentamente y el deshielo de las relaciones con Estados Unidos es un hecho más irreversible que deseado por el régimen, Rafael Rojas presenta en Historia mínima de la revolución cubana (El Colegio de México, 2015) un recorrido por los hechos clave del cambio económico, social, político y cultural que vivió la isla entre los años cincuenta y setenta del pasado siglo.

En él observamos la lenta descomposición del régimen de Fulgencio Batista, que tuvo como consecuencia el estallido de la revolución en 1956 y su triunfo en 1959, además de un pormenorizado relato de la transformación de la sociedad hacia un socialismo de tipo comunista en 1961 y que tendrá su cristalización en 1976 con la promulgación de una nueva Constitución. Con el nuevo texto se borró cualquier vestigio de los sistemas políticos anteriores y embarcó a la isla en una transformación que fue uno de los hechos políticos más relevantes del siglo XX en Latinoamérica.

Batista protagonizó en 1952 un golpe de Estado que acabó con el presidente Pío Socarrás, para instaurar una dictadura que fue endureciéndose paulatinamente. Entonces surgió Fidel Castro, quien empezó a emerger como la gran figura política en que se convertiría más tarde. El repaso de hechos cruciales como el asalto al cuartel de la Moncada y el desembarco del yate Gramma en 1956 anunciaban el inexorable devenir de unos acontecimientos que desembocarían en el triunfo de la revolución, en una época en que Castro aún reiteraba su ideología no comunista.

En esta parte del libro apreciamos la instauración de un nuevo gobierno y la integración de la revolución cubana en la órbita de la URSS. Desde Playa Girón hasta la crisis de los misiles y la posterior desaparición del Che Guevara asistimos a los momentos decisivos que convirtieron a Fidel Castro en líder único de la Revolución, en abierta confrontación con EU, que vio en él el máximo peligro para la propagación del comunismo en el continente.

Ya en la parte final del libro se analizan las claves de la situación actual, en la que comienzan a vislumbrarse nuevos tiempos para la isla. La caída del muro de Berlín y la desintegración de la URSS supusieron el mayor varapalo para la revolución desde su triunfo. La normalización diplomática con Estados Unidos y la promesa de Raúl Castro de abandonar el poder en 2018 dejan las puertas abiertas a los inexorables cambios que se avecinan en la isla, y en la que deberán jugar un papel fundamental las nuevas generaciones de políticos cubanos.