Rockin Devil’s y la Santanera, listos para la Gran Posada

Será el próximo domingo 22 en las instalaciones del Centro de Extencion Universitaria (Ceuni) y como cada año pretende reunir a la familia pachuqueña para que disfrute de estas fiestas.
También pisará el escenario un clásico del rock and roll mexicano, los Rockin Devil’s.
También pisará el escenario un clásico del rock and roll mexicano, los Rockin Devil’s. (Héctor Mora)

Pachuca

Experiencia y entusiasmo se conjugarán el próximo domingo 22 de diciembre cuando al escenario de la Gran Posada del Milenio lleguen La Sonora Santanera, Grupo Latino y Los Rockin Devil’s, que alternarán con el trío de Los Príncipes y el Mariachi Juvenil de las Estrellas.

La promoción para este gran baile ya inició, un evento que tendrá lugar en el Centro de Extensión Universitaria (CEUNI), y por eso integrantes de estas agrupaciones compartieron en entrevista el entusiasmo por participar en la tradicional posada que organiza el Sindicato de Trabajadores de la Música

El plato fuerte indudablemente será La Única e Internacional Sonora Santanera, una de las instituciones musicales más longevas del país, con tantos éxitos que alcanzaría para tocar en tres bailes continuos de dos horas cada uno, sin repetir si quiera un solo tema.

“A la gente de Pachuca siempre la hemos tenido muy de cerca, y a esta posada tiene más de veinte años que somos invitados asiduos, recuerdo cómo se abarrotaba el Club de Leones, donde llenábamos y no cabía un alfiler. Siempre un gran recibimiento el que nos han dado en esta ciudad”, comentó Antonio Méndez, trompetista con más de cuatro décadas en las filas de la Sonora.

Son 58 años de historia de la Santanera, un prestigio labrado con esfuerzo y trabajo, que para mantenerlo es necesario empeñar el doble de esfuerzo que en cualquier otro grupo, un prestigio que cuesta preservar según el percusionista Sandro Celada, hijo de Sergio Celada, fundador.

“Pero nos ha dado todo: comida, vestido, estudios, ocio. La música de la Sonora Santanera nos ha dado todo en la familia y la del resto de mis compañeros y sí pesa continuar con ese legado, pero se hace con mucho orgullo y siempre presente que le debemos todo al público.”

Sola no llega la Sonora, también pisará el escenario un clásico del rock and roll mexicano, los Rockin Devil’s traerán su ya peculiar estilo a go-go que les abrió el mercado musical hace ya casi cincuenta años.

Alejandro Robles es el baterista y uno de los fundadores de este grupo que inició en la ciudad de Tijuana, una escena musical envidiable para muchos al estar en contacto con lo último de la música que se hacía en ciudades como Tijuana o San Diego, y que en estos años cuentan con un repertorio que es ya clásico en el país.

“Hoy ya vemos un movimiento de música que se hacía desde la década de 1960, la nuestra como la de nuestros compañeros músicos que también estarán en la Posada del Milenio es una música que siempre va a prevalecer, el rock and roll, el romanticismo, la música tropical, toda era para gusto familiar, sin ofender a nadie, y ahora que nos podemos reunir para estos eventos es una manera de continuar dando al público lo mucho que le debemos”.

El trío Los Príncipes serán teloneros junto con el Mariachi Juvenil de las Estrellas, jóvenes y entusiastas que ya son afortunados al compartir escenario con leyendas, pero que su labor y trabajo les ha permitido mostrar su talento en otras ciudades y otros países, un gran paso para éstos músicos todos de origen hidalguense.

La voz hidalguense de la Santanera

Una grata sorpresa trae consigo La Única e Internacional Sonora Santanera, reclutaron en sus filas a un joven originario de Pachuca para cantar los éxitos que generaciones de mexicanos han coreado y bailado durante años.

Simón Hernández es el nombre del joven egresado de la Universidad Autónoma del Estado (UAEH), un talento que la Sonora encontró precisamente en otro baile,  también en la ciudad.

“Tocaba con el Trío Los Príncipes, y estábamos en una presentación en uno de los salones Perla, aún estaba el papá del compañero Sandro en una mesa y nos hacía señas, y lo reconocimos, y fui al dejarle un disco cuando él me invitó a las audiciones para el nuevo vocalista de la Santanera, un proceso difícil pero aquí estamos”, comenta.

La vio como la oportunidad de la vida, pocas veces se presenta un músico internacional a invitarte a formar parte de su grupo, y en un proceso de audición él fue quien mejores tablas demostró sobre el escenario.

“Un rato me tarde en convencerme de hablar o no, cuando al fin me decido a hablar pasan otros cuatro meses de audiciones semanales, al principio mucha gente, pero al final y con mucho orgullo yo fui el seleccionado”, agregó el cantante de 27 años de edad.