Una dama de 40 se confiesa en el diván

El Foro El Tejedor presenta una obra de humor negro que invita a la reflexión sobre estereotipos femeninos.
Natalia Traven, encargada de darle vida a Lucía, quien al llegar a las cuatro décadas se detiene a reflexionar sobre sus “dolores anímicos y a explorar dentro de sí misma”.
Natalia Traven, encargada de darle vida a Lucía, quien al llegar a las cuatro décadas se detiene a reflexionar sobre sus “dolores anímicos y a explorar dentro de sí misma”. (Especial)

Ciudad de México

Revelaciones de una dama de 40 es "un viaje de 50 minutos dentro del alma de una mujer que podría ser cualquier mujer", asegura en entrevista con MILENIO Natalia Traven, encargada de darle vida a Lucía, quien al llegar a las cuatro décadas se detiene a reflexionar sobre sus "dolores anímicos y a explorar dentro de sí misma".

Este monólogo, que se presenta los domingos a las 18:00 horas hasta el 28 de junio en el Foro El Tejedor (Álvaro Obregón 86, colonia Roma), apela al minimalismo escénico y prioriza la presencia de Lucía, quien desde un diván revela sus angustias e incertidumbres.

Escritas y dirigidas por Javier Nieto, estas revelaciones parten de los estereotipos que la sociedad confiere y de la forma en que una mujer los va enfrentando. Uno de ellos es la maternidad, "tener o no tener hijos porque a los 40 se está en el límite y hay quién, como Lucía, decide dedicarse solo a lo profesional".

En un ambiente íntimo "esta mujer hace un espacio para sí misma con el terapeuta y le cuenta sobre lo que está viviendo, de forma que hace una reflexión, sin lecturizar a nadie, sin decirle qué hacer", agrega Traven, quien también destaca la ironía y el humor de este soliloquio para asumir el pasado y enfrentar el presente.

"Hay un humor negro que de pronto toca cosas dolorosas, pero que precisamente con la ironía y el sentido del humor se filtran de una manera diferente con el espectador. Además, mete al mismo personaje en muchos recovecos emotivos: hay alegría, tristeza, éxtasis, angustia, y que se vuelven un recorrido interesante", enfatiza la actriz.

Desencanto hacia el género masculino, tropiezos, soledad, juventud desperdiciada, sexo, matrimonio, maternidad, violencia e infidelidad, se asoman en esta confesión pública que convierte al espectador en médico de la protagonista.