Retrovirales se "pudren" en las bodegas de 10 entidades

Son destinados para casos de abuso sexual, pero el personal médico local no proporciona información oportuna a las víctimas para que los utilicen.
Atripla, es el medicamentro que se distribuye para avitar contagios.
Atripla, es el medicamentro que se distribuye para avitar contagios. (Shutterstock)

México

Los medicamentos retrovirales destinados a combatir la transmisión del VIH-sida en casos de violencia sexual caducan en las bodegas de 10 estados porque el personal médico no proporciona información oportuna a las víctimas que pueden utilizarlos.

Entre el 24 de octubre y el 25 de noviembre de 2014, Baja California, Coahuila, Colima, Durango, Hidalgo, Michoacán, Nayarit, Oaxaca, Puebla y Tabasco solicitaron al Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (Cnegsr) la reposición de 511 dosis del medicamento Atripla, de las 2 mil 921 que fueron distribuidas un año antes en todo el país.

En conjunto, en estos estados hubo 3 mil 125 violaciones en 2013, de acuerdo con datos del el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Solo en 40 por ciento de los casos las víctimas de violación denuncian y acuden a los servicios de salud antes de que transcurran tres días.

Baja California y Durango solicitaron el canje de la totalidad de medicamentos: 130 y 14 tratamientos, respectivamente.

Solo en Baja California fueron reportadas 564 violaciones, mientras que en Durango el sistema registró 245 ataques.

Los servicios de salud de Hidalgo pidieron el cambio de 73 de 80 de los tratamientos recibidos.

En Oaxaca, los servicios estatales de salud pidieron el canje de 47 de los 48 medicamentos que les fueron entregados.

En la solicitud de cambio ninguno de los estados informó a la dependencia acerca del manejo que dieron a los retrovirales ni tampoco explicaron la razón por la que no fueron utilizados.   

La distribución oportuna del medicamento a las víctimas de violencia sexual es vital: de iniciar el tratamiento antes de cumplirse 72 horas del ataque la probabilidad de contagiarse de VIH-sida se reduce prácticamente a cero.

La Norma Oficial Mexicana NOM-046-SSA2-2005 para el registro y atención integral de víctimas de violencia familiar y sexual establece que las violaciones son urgencias médicas y obliga a las autoridades a ofrecer anticoncepción de emergencia a las víctimas, quienes deben recibir el medicamento luego de realizar la evaluación de riesgo.

Los prestadores de servicios de salud están obligados a informar a las víctimas de su derecho a denunciar los hechos de violencia y a dar aviso al Ministerio Público en caso de que existan lesiones vinculadas a violencia familiar o sexual.

Los contratos suscritos con Farmaceúticas Maypo —distribuidor único del medicamento en nuestro país— establecen que la Secretaría de Salud podrá hacer devoluciones únicamente cuando compruebe que existen vicios ocultos o defectos de fabricación que ocasionen problemas de calidad durante su almacenaje, distribución y consumo por causas imputables al proveedor.

En tal caso, el proveedor está obligado a reponer los medicamentos de manera inmediata sin que se le exima de la sanción a la que se haya hecho acreedor.

El distribuidor debe garantizar un periodo mínimo de 18 meses de caducidad en los medicamentos a partir de la fecha de entrega.

En los oficios de entrega, el Cnegsr aclaró que una vez entregados los medicamentos estos quedan bajo resguardo de los servicios estatales de salud para su distribución.

Asimismo, los servicios locales de salud están obligados a garantizar la accesibilidad del medicamento a las personas violentadas en el menor tiempo posible.

Entre los compromisos asumidos por los estados destaca la presentación de evidencia sobre acuerdos y compromisos establecidos con los Centros Ambulatorios de Prevención y Atención en Sida e Infecciones de Transmisión Sexual para garantizar atención a las víctimas, así como llevar registro del mecanismo de distribución.   

MILENIO solicitó entrevistas con los responsables de los servicios de salud de Baja California, Coahuila, Colima, Durango, Hidalgo, Nayarit, Oaxaca, Puebla y Tabasco para conocer las razones por las que el medicamento no fue entregado a víctimas de violencia sexual, pero no obtuvo respuesta.

A través de una solicitud de información, Rigoberto Isarraraz Hernández, subdirector General del Instituto de Servicios de Salud Pública del Estado de Baja California, respondió que solicitaron el cambio de medicamentos “haciendo uso del acuerdo de canje con el laboratorio distribuidor”.

También explicó que tienen un convenio con la Procuraduría General de Justicia del Estado para garantizar que el medicamento llegue a las víctimas antes de cumplirse las 72 horas. Acuerdo que a la fecha no ha sido firmado.

La dependencia estatal capacitó a 108 servidores públicos en la aplicación de la norma 046 y proporcionó folletos sobre la anticoncepción de emergencia y las enfermedades de transmisión sexual.

En tanto, Carlos Esteban Aranza Doniz, secretario de Salud de Michoacán, informó que los medicamentos que recibieron en septiembre de 2013 fueron distribuidos a las ocho jurisdicciones sanitarias a partir de enero del siguiente año.

Solo en siete de las 437 violaciones registradas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública las víctimas recibieron Profilaxis.

La dependencia estatal afirma que fueron casos en los que las víctimas acudieron antes de las 72 horas, aunque no lleva registro del tiempo que transcurre entre un ataque y la atención médica.

El Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva rechazó una entrevista con MILENIO, argumentando que la responsabilidad en el manejo de los medicamentos es de los estados.