Resumen la historia de edificios de la Colonia

El libro "Fundaciones virreinales que dieron forma a la Ciudad de México", de Claudia Itzkowich, reúne la historia de varios edificios erigidos durante la Colonia y que continúan en funciones.

Ciudad de México

La historia del Colegio de las Vizcaínas, el Hospital de Jesús y el Nacional Monte de Piedad, edificios erigidos durante la Colonia y que continúan en funciones, ha sido reunida en el libro Fundaciones virreinales que dieron forma a la Ciudad de México, de la periodista Claudia Itzkowich.

Durante el acto, la autora dijo que este libro trata de “transgredir sus fachadas de piedra para conocer lo que se vivía detrás de ellas y el papel que sus protagonistas jugaron en la historia del país”.

El texto introductorio cuenta con la participación de Patricia Ruvalcaba y Sandra Ortega, cronistas del Centro Histórico y quienes, según apuntó la periodista, “describen escenas como la entrada del Ejército Trigarante, la inauguración del Palacio de Bellas Artes y el sorprendente descubrimiento en 1978 del monolito de la diosa Coyolxauhqui, que dio inicio a las excavaciones del Templo Mayor”.

Itzkowich apuntó que la investigación reúne “algunos de los pilares más sólidos y longevos de este territorio. Conocerlos es indispensable para cualquiera que esté interesado en comprender la historia de los mexicanos y de nuestra actualidad”.

Ricardo Raphael, autor del prólogo del libro, dijo que ésta era una posibilidad de “observar a México como una secuencia histórica muy larga”, ya que vivimos atados a los problemas inmediatos y el presente de las redes sociales.

Itzkowich explicó que en la obra, publicada por El Viso, se trata la labor ininterrumpida del Hospital de Jesús, que es el más antiguo del continente americano, y que está por cumplir 500 años, al que, según la periodista, “llegaron los mejores médicos de España”. También se recuerda que el Colegio de las Vizcaínas tuvo como uno de sus profesores al médico de cabecera de Porfirio Díaz, y que cuando se implantó el Nacional Monte de Piedad en México lo que se pedía a cambio, al principio, eran donativos voluntarios.

A la pregunta de si los considerados avances que los españoles trajeron a México fueron benéficos para una cultura que fue colonizada, Itzkowich respondió: “Me parece que la tradición de la herbolaria prehispánica e indígena convive completamente con otros tipos de enfoques de salud, como la medicina alópata, la homeopatía, pero yo no lo pondría en términos de avances. Llegaron otros conocimientos distintos, y no me parece que una sea mejor que otra, sino que un enfoque hacia la salud, mientras esté basado en conocimientos y no en supersticiones, puede convivir con otro”.