Restaurarán Santuario y Cristo de la Expiración

La iniciativa de la comunidad es que expertos se encarguen del rescate del templo y la figura religiosa, pues ambos tienen más de 300 años.

Guadalupe

Dos históricos del municipio de Guadalupe están a unos días de iniciar un proceso de restauración. Se trata del Santuario de la Expiración y del Cristo tlaxcalteca, elaborado con pasta de caña de maíz, ambos con más de 300 años.

El proyecto de rescate, tanto del templo como de la imagen religiosa, busca ser completo y contar con los mejores especialistas.

El trabajo, comandado por el padre Marcelo Varela Ramírez, cuenta con el apoyo del municipio, de la delegación en el estado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el departamento de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Para dimensionar el alcance de la iniciativa, el párroco menciona: “nos dijeron que el mejor restaurador de México es el maestro Manuel Serrano y con él vamos a trabajar al Cristo de la Expiración”.

Con este fin se han organizado carreras y fiestas en la plaza principal de Guadalupe, donde se ha buscado que la recaudación ayude al financiamiento del proyecto, mismo que irá por etapas.

SU HISTORIA

Para 1716 ya existen registros de la presencia del Cristo de la Expiración en la capilla de la entonces villa de Guadalupe.

El párroco Marcelo Varela se declara un amante de la historia, siendo ésta una razón por la que se decidió para emprender este proyecto.

“En los registros de 1716 ya aparece citado el Cristo de la Expiración, son las primeras menciones que se tienen”, afirma el párroco.

El Cristo de la Expiración es uno de las tres imágenes realizadas en caña de maíz que llegaron al noreste de México traídas por los tlaxcaltecas. Los otros dos son el Señor de Tlaxcala, en Bustamante, y el Señor de la Capilla, en Saltillo.

La feligresía de Guadalupe es muy devota de su Cristo y principalmente se recurre a él en temporadas de sequía, incluso el Cabildo de Monterrey ha solicitado la presencia de la imagen.

LOS TRABAJOS

Para el INAH, el proyecto de restauración del Santuario de la Expiración debe ir por etapas, pues necesita trabajo tanto en el altar, como en el interior y en los exteriores.

“Tratamos de acabar con varias cosas, con una humedad que es constante al interior del templo que se está pasando porque el sillar está expuesto. También se pretende mejorar la duela que tiene, buscar una alternativa al aire acondicionado que tiene y reparar el altar de cantera, que es magnífico”, expone Benjamín Valdez Fernández, coordinador de proyectos especiales en el INAH.

Sin embargo el reto será retirar toda una serie de agregados contemporáneos que tiene el templo, es decir, cuarterones y oficinas.

“Ésta será la parte importante porque éstos agregados ya están recargados sobre el edificio antiguo, al retirarlos podríamos ocasionar un daño mayor, por ello se está pidiendo el apoyo de Ingeniería Civil de la universidad”, refirió.

EL OBJETIVO

Sin duda la pieza principal del Santuario es el Cristo o Señor de la Expiración. Con más de 300 años de existencia, la imagen es una reliquia del trabajo indígena utilizando la técnica prehispánica del modelado en base a la pasta de caña.

Actualmente luce el desgaste propio del tiempo en el rostro y los pies, además de una fractura en el dedo índice de la mano derecha.

“Está muy deteriorado con el paso del tiempo, la manipulación y el contacto con la gente”, dijo el padre Varela.

Además se cuenta con una imagen de la Virgen de Guadalupe, que data de 1782. A éstas piezas habrá que agregarle el altar del artesano Anastacio Puga, realizado en cantera rosada.

El proyecto final busca integrar a los dos templos, el antiguo y el contemporáneo, pero con espacios abiertos e integrados a la plaza principal, junto a la presidencia municipal de Guadalupe. Para ello se contempla el retiro de las rejas que dividen a las edificaciones.

El padre Varela Ramírez mencionó que se espera concluir con la restauración del Santuario y del Cristo en 2016.

:CLAVES

A DETALLE

El Santuario de la Expiración y sus feligreses han organizado carreras y fiestas en la plaza principal de Guadalupe para financiar el proyecto de restauración de la parroquia.

Además de contar con el Cristo tlaxcalteca, el templo tiene una imagen de la Virgen de Guadalupe que data de 1782 y  un altar de cantera rosa, realizado por el artesano Anastacio Puga.

Entre los pendientes que se tienen en la edificación se encuentra la presencia de humedad, además pretenden cambiar la duela, reparar el altar de cantera y retirar una serie de agregados.