Restauran retablo de iglesia del siglo XVIII en el municipio de Texcoco

La obra restaurada es el retablo mayor del Templo de la Purificación de María, que data de entre 1740 a 1780.
Para los trabajos el Conaculta aportó 300 mil pesos.
Para los trabajos el Conaculta aportó 300 mil pesos. (Conaculta)

México

Expertos mexicanos restauraron un retablo barroco de una iglesia católica erigida en el siglo XVIII sobre el antiguo lugar de descanso del rey y poeta chichimeca Nezahualcóyotl (1402-1472), en el actual municipio de Texcoco (Estado de México), informó ayer el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

En un comunicado, el Conaculta detalló que para la restauración aportó 300 mil pesos a través del Fondo de Apoyo a Comunidades para la Restauración de Monumentos y Bienes Artísticos de Propiedad Federal (Foremoba).

La obra restaurada es el retablo mayor del Templo de la Purificación de María, que data de entre 1740 a 1780.

“El antecedente del templo se halla en los tiempos prehispánicos, cuando en el sitio fue edificado un lugar de descanso de Nezahualcóyotl”, revela el Conaculta.

En el sitio, según el boletín, “habitaron aves y animales exóticos, también se encontraban dos riachuelos que bajaban por lo que hoy son las calles de Tezoncalli y Huexotitla”. Tras la llegada de los españoles, muchos se refugiaron en el pueblo, antes bosque del rey poeta de Texcoco, Nezahualcóyotl, para huir de un brote de epidemia.

El uso de plantas medicinales sanó a la comunidad y como agradecimiento los lugareños nombraron al lugar Purificación, nombre que ampliaron, para darle gracias a la Virgen María, a Nuestra Señora de la Purificación, según un registro de 1738 localizado en el Archivo General de la Nación.

“Lo que más tarde se llamaría La Purificación Tepetitla fue despojada de sus estructuras piramidales prehispánicas por los españoles, que decidieron sustituirlas por iglesias e introducir así la religión católica”, relata Conaculta.

El templo cristiano se levantó en el año 1681 y concluyó su construcción en 1771. Fue levantado con muros de piedra, tezontle (roca roja de origen volcánico) y cantera, material este último usado para erigir su fachada principal. El santuario tiene una antigüedad de 244 años y muestra el estilo barroco texcocano, con influencia mudéjar.