Restauran Palacio Nacional, símbolo del poder mexicano

Partes de la edificación son remozadas, como sus escaleras centrales, la fuente de Pegaso y el mural "Epopeya del pueblo mexicano", de Diego Rivera.
Resane de las piezas pétreas que presentan desgaste debido al uso constante de las escaleras principales.
Resane de las piezas pétreas que presentan desgaste debido al uso constante de las escaleras principales. (Jorge González)

México

Mientras se coloca la lona en el patio central de Palacio Nacional, donde el presidente Enrique Peña Nieto rendirá su tercer Informe de gobierno, un equipo de expertos trabaja en la restauración del inmueble, en especial en lugares como la fuente de Pegaso, las escaleras principales, la parte inferior del mural Epopeya del pueblo mexicano, de Diego Rivera, y en las fachadas de algunos edificios de este recinto.

Lilia Rivero Weber, conservadora de Palacio Nacional —identificado como símbolo del Poder Ejecutivo—, explica a MILENIO que el mantenimiento de este recinto es una gran labor.

La especialista, quien lleva dos meses en el cargo —cuya responsabilidad es el acondicionamiento, cuidado y reconstrucción de dicho inmueble para su óptimo funcionamiento—, refiere que Palacio Nacional es un complejo monumental de miles de metros cuadrados.

“Estamos haciendo trabajos de limpieza en el patio central, y dándole mantenimiento a la fuente de Pegaso. Vamos a aprovechar para hacer un levantamiento completo de dicha fuente para realizar un diagnóstico de su estado de conservación. Realizaremos estudios científicos, por lo que haremos estudios de rayos X”.

Uno de los objetivos centrales de Conservaduría es determinar los factores de riesgo que inciden negativamente en la preservación de este bien patrimonial, y ejecutar las acciones necesarias para disminuir o neutralizar su acción, tarea que hace de la mano del INBA y del INAH. Así se realiza, por ejemplo, la restauración de las escaleras principales del patio central, que se aprecian desgastadas en algunas partes por el uso constante.

Una de las tareas principales es la conservación preventiva de la parte baja del mural Epopeya del pueblo mexicano, de Diego Rivera, debido a que Palacio Nacional tiene un hundimiento diferencial, pues una parte fue construida sobre los restos de las casas de Moctezuma y la otra sobre el terreno lacustre.

“Con todo y que contamos con un sistema de control del movimiento diferencial con un sistema de pilotes, cuando hay algún sismo o simplemente con el mismo proceso de hundimiento del Centro Histórico pueden aparecer nuevas fisuras en el inmueble y, en consecuencia, en la obras mural de Rivera. Pero lo tenemos muy monitoreado, así que siempre recibe un mantenimiento adecuado”.

Rivero Weber destaca que, de la mano del INAH, se ha iniciado el mantenimiento, que concluirá el próximo año, de las cuatro ventanas arqueológicas, las cuales se localizan en el patio de honor, en el Jardín de la Emperatriz, así como en los patios marianos y central.

“Las ventanas arqueológicas nos muestran los vestigios del Templo Mayor y de las casas de Moctezuma, sobre cuyos restos se erigió en un primer momento el palacio virreinal, hoy Palacio Nacional, corazón del poder político de este país”, comentó la funcionaria.

Dentro del plan de conservación de Palacio Nacional se incluye la restauración de las fachadas de algunos edificios que se localizan al interior de este monumento histórico.

Los espacios que también están siendo intervenidos son la Oficialía Mayor, además del sitio que rodea los jardines de Palacio Nacional y la parte trasera del Museo Nacional de las Culturas.

La finalidad de la Conservaduría de Palacio Nacional, precisa Rivero Weber, es posicionar a este recinto como un modelo de conservación integral de los bienes patrimoniales y de convergencia social.

Óptimas condiciones

Lilia Rivero Weber indica que los espacios que recorrerá el presidente Enrique Peña Nieto para dar el “Grito de Independencia” el próximo 15 de septiembre son cuidadosamente monitoreados.

“Ese es un estudio que se hace todos los años por parte de personas especializadas, por lo que en este momento no se necesita hacer ninguna intervención de conservación. Las instalaciones están en óptimas condiciones y el estudio de carga nos arroja que el inmueble está en perfectas condiciones. Entonces lo único que se da es mantenimiento, seguimiento y monitoreo”.

Entre las acciones de preservación que se emprenderán destaca la limpieza a la que será sometida la Campana de la Independencia, que cada 15 de septiembre es tocada por el Presidente de la República.