"Resiliencia" y su textura musical en vivo

José Luis Marrero, joven estudiante de contrabajo, intenta proyectar los sentimientos de Arturo Aranda en la obra unipersonal, para crear ambientes de tristeza o desesperación.
El joven músico José Luis Marrero musicaliza la obra unipersonal "Resiliencia".
El joven músico José Luis Marrero musicaliza la obra unipersonal "Resiliencia". (Lilia Ovalle)

Torreón, Coahuila

Para acompañar la actuación de Arturo Aranda en la obra unipersonal "Resiliencia", José Luis Marrero, joven estudiante de contrabajo, realiza en cada función la música que en vivo explora texturas sobre la tortura y el castigo que vivió el guerrillero Carlos Liscano.

"Hemos tenido un buen resultado y aunque la obra es un poquito fuerte, las mujeres han demostrado que les llega".

"Desde el estreno pasado de la obra "Resiliencia" en noviembre, comencé a trabajar con la Compañía Hoja en Blanco, un mes y medio antes".

"Posterior a hacer la sonorización del monólogo, tuve que ver primero la obra y conforme la estudio, trato de hacer sonidos para crear un mejor estímulo para el actor", indicó Marrero.

Al contar la historia Carlos Liscano, un guerrillero tupamaro uruguayo que fue prisionero por más de una década, tiempo en que fue torturado, José Luis Marrero, quien tiene apenas 20 años de edad y estudia en el Centro de Estudios Musicales una carrera técnica con especialidad en contrabajo, indicó que es la primera vez que realiza la música de fondo para una obra de teatro.

"En sí el monólogo habla de la tortura que él sufrió estando en la prisión, entonces traté de reflejar eso musicalmente, el sufrimiento que tuvo y el cómo se levantó emocionalmente para superar la crisis", indicó el músico que se acompaña únicamente por una guitarra eléctrica y un pedal.

Basados en una historia que ocurrió en la década de los setenta, las obras de esa generación por regla general se acompañaban de música latinoamericana de protesta llamada "Canto Nuevo".

Para la presentación que hace la Compañía Hoja en Blanco de Resiliencia, obra de Marianella Morena basada en la novela biográfica El furgón de los locos, se pensó en una atmósfera musical contemporánea.

"Es una música que pretende ayudar al actor a explotar todos los sentimientos, pensando en todos los que están ahí con él en el furgón".

"Uno piensa que por ser monólogo y por tener un sólo actor es sencillo, pero en realidad tiene un trabajo detrás grandísimo".

"Desde el productor y el asistente de producción, quienes son los que nos dicen 'sabes, esta parte no va a así' y hasta el acondicionamiento físico, porque no es sólo pararse y hacer sentir a los demás, es realmente hacerlo y sentirlo".

El músico ayuda a crear ambientes de desesperación, con fragmentos que permitan sentir tristeza o melancolía.

"Uno piensa que por ser monólogo y por tener un sólo actor es sencillo, pero en realidad tiene un trabajo detrás grandísimo".

Se trata de un ensamble en vivo donde el músico se acopla a la interpretación y a los estímulos del actor, que desarrolla la historia en 45 minutos.

Fue la productora Cecy Guerrero, quien invitó al joven que ahora piensa en la musicalización de las obras, haciendo diferentes texturas musicales.

"Hemos tenido un buen resultado y aunque la obra es un poquito fuerte, las mujeres han demostrado que les llega".

"Estamos en espacios alternativos, estaremos en el Museo Arocena, en La María, que es un bar y en el Centro Cultural R. Mijares".