Mujer compró una pieza de Renoir por 7 dólares

El Museo de Arte de Baltimore recuperará Paysage bord du Seine, pieza que fue robada en 1951 y comprada en un mercado de pulgas por una mujer que la puso en el mercado en una casa de subastas en 2012.

Washington

El Museo de Arte de Baltimore recuperará pronto un cuadro del impresionista francés Pierre Auguste Renoir, que fue robado en 1951 y llevado en 2012 a una casa de subastas por una mujer que dijo haberlo comprado por 7 dólares en una feria de pulgas, dijo hoy una portavoz de la institución

"La pintura se halla en buena condición", dijo la directora de comunicaciones del Museo, Annie Mannix Brown. "La casa de remates que nos notificó sobre la obra en 2012 no indicó preocupaciones por su estado", agregó.

El viernes pasado la juez de distrito federal Leonie Brinkema dictaminó que Paysage bord du Seine, de 14 centímetros de alto y 23 de ancho y pintada en 1879, pertenece al Museo.

"La pintura la tiene ahora la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y esperamos ponerla en exhibición en marzo", añadió Mannix Brown.

Una mujer que dijo haber comprado el cuadro en una feria de pulgas como parte de un lote de objetos por solo siete dólares lo llevó en julio de 2012 a la casa de subastas Potomack Company, en Arlington (Virginia).

La directora de Potomack Company, Elizabeth Wainstein, dijo que Marcia Fuqua pidió una evaluación debido a que tenía una plaqueta con el nombre "Renoir" en el marco.

Potomack determinó que era una auténtica pintura de uno de los impresionistas franceses más importantes del siglo XIX y verificó en el Registro de Arte Perdido si había información de que la pieza se hubiese perdido o hubiera sido robada.

Pero no encontró nada porque en la década de los años 50, cuando la obra fue robada, no existían tales registros.

En septiembre de 2012 la firma Potomack anunció que pondría la pintura a la venta en una subasta con un precio estimado de 75 mil a 100 mil dólares.

El anuncio señalaba que la obra había sido propiedad de Herbert L. May, esposo de una donante de obras de arte al Museo de Baltimore.

Mannix Brown cuenta que reconoció el nombre de May y pasó el aviso a los curadores del Museo y, después de una búsqueda en los registros sin hallar mención de la pintura, "todo salió a luz".

La noticia también llamó la atención a Ian Shapiro, del diario The Washington Post, quien encontró un documento en la biblioteca del museo según el cual la pintura se había prestado para una exhibición en 1937.

La lista incluía el número del préstamo, y el Museo encontró entonces una tarjeta de índice que documentaba que la pintura había sido robada en 1951.

Tres días antes del fijado para la subasta, el Museo informó a la empresa Potomack que esa obra de Renoir había sido robada y Wainstein informó a su vez al FBI que tomó la custodia de la pintura.

La historia dio otro giro melodramático cuando el hermano de Marcia Fuqua, Matt, declaró que la pintura había estado en casa de su familia por décadas, mucho antes de la supuesta compra en el mercado de pulgas, después retiró ese testimonio, pero al final lo reiteró.

En marzo pasado la fiscalía federal en Virginia inició un juicio para resolver los reclamos de propiedad.

La empresa de seguros Fireman's Fund, que había pagado 2 mil 500 dólares al Museo por la pieza robada tenía en teoría la propiedad del cuadro pero renunció a todo reclamo y Potomack también indicó que no tenía interés en quedarse con la pintura.

El fallo de la juez Brinkema puso fin, aparentemente, al reclamo de Fuqua, sin pronunciarse sobre cómo la mujer adquirió la pintura.