Renace en Viena 'El lago de los cisnes' de Rudolf Nureyev

Hace 50 años gozó de una interminable ovación.
Una adaptación actual para los nuevos bailarines.
Una adaptación actual para los nuevos bailarines. (Michael Pöhn/EFE)

Viena

El 15 de octubre de 1964, el telón de la Ópera de Viena subió y bajó 89 veces en una interminable ovación a la versión de El lago de los cisnes que Rudolf Nureyev acaba de estrenar. Hoy, aquel mítico montaje sube de nuevo al escenario, renovado pero manteniendo el respeto al bailarín ruso.

La apoteosis que generó la coreografía de Nureyev, que interpretó al príncipe Siegfried mientras la mítica Margot Fonteyn hizo lo propio en el doble papel de Odin/Odette, entró incluso en el Libro Guinness de los Récords.

El montaje ha sido desde entonces un clásico en Viena, con algunos descansos escénicos en la década de 1990, aunque no se pone en escena desde hace cinco años.

Ahora, el director del Ballet Estatal de Viena, Manuel Legris, ha revisado aquella primera interpretación que Nureyev hizo del clásico de Chaikovski, con la intención de respetar el original pero adaptándolo al nuevo tiempo y a los nuevos bailarines.

Para empezar, Legris ha optado por eliminar parte de la opulencia casi barroca del decorado, el vestuario y la ambientación que se presentó en 1964.

“Hemos hecho algo más estético, más ligero. Porque creo que ahora no podemos usar elementos tan barrocos”, explica el bailarín y coreógrafo francés, que fue pupilo en París del propio Nureyev.

“Creo que la coreografía de Nureyev se merece que ahora, en 2014, sea mostrada con más sencillez”, indica, señalando que esa estética recargada de 1964 sería hoy motivo de risa.

Legris, que ha danzado como Siegfried en la segunda versión de El lago de los cisnes que su maestro hizo en 1984 para la Ópera de París, reconoce que le ha sido difícil mantener la distancia para no contaminar el montaje vienés.

Legris cuenta con Olga Esina y Vladimir Shishov, los bailarines solistas del ballet vienés, para los papeles protagonistas de Odile y Sigfried.